icon

Una dieta rica en felicidad, ¿es posible?

Hay un elemento que sólo se adquiere a través de los alimentos y es esencial para generar buenos estados de ánimo, bienestar y placidez.

El triptófano estimula la producción de serotonina, ambos impulsores del bienestar y la relajación.

Suele llamarse la hormona del bienestar a la serotonina, un neurotrasmisor que se sintetiza naturalmente en el cuerpo y actúa a nivel cerebral. 

Sin embargo, hay un elemento que estimula la producción de serotonina y sólo se adquiere a través de la dieta. Se trata del triptófano, 
el aminoácido precursor de la felicidad. 

Al consumirlo, se despierta el proceso que regula el sueño, los estados de ánimo, el buen humor, ansiedad y el estrés. 

Lo ideal es consumir los alimentos ricos en triptófanos dentro de una dieta rica en minerales y baja en hidratos de carbono con índices glucémicos altos. Por ejemplo las harinas refinadas aumentan la serotonina pero también la bajan repentinamente y termina alterando el sistema nervioso. 

Los alimentos más ricos en triptófano son:
- nueces
- legumbres como la lenteja
- germen de trigo
- semillas de sésamo, calabaza o girasol
- chocolate amargo
- banana
- queso
- huevos
- pescado azules
- palta
- en caso de ser necesario, pueden incorporarse suplementos

Además de felicidad, esta dieta proporciona múltiples beneficios:
- Otorga placidez y relajación
- Regula el apetito
- Genera efectos beneficiosos en la libido y la sociabilidad
- Colabora en el transito intestinal
- Ayuda a evitar trastornos alimenticios
- Regula el sueño