icon

Coronavirus y obesidad: temen que la vacuna no sea efectiva

Tras la realización de un estudio internacional, el investigador principal dijo que los desarrolladores de vacunas deberán poner atención en los datos relevados.

La obesidad aumenta el riesgo de morir por COVID-19 en casi un 50%.

La obesidad aumenta el riesgo de morir por COVID-19 en casi un 50%, según un estudio internacional. En gran medida se debe a que la condición es un factor de riesgo para contraer enfermedades cardíacas, tener accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo 2 y varios tipos de cánceres.

Para el investigador principal, los descubrimientos son más "atemorizantes" de lo que creía, según supo The Guardian. Los resultados arrojaron que las personas con un Indice de Masa Corporal superior a 30 tienen:

- 113% más probabilidades de terminar en el hospital por coronavirus.
- 74% más chances de necesitar cuidados intensivos.
- Y 48% más riesgos de morir por el virus.

En este contexto, se acrecientan las preocupaciones acerca de la efectividad de la vacuna en personas con obesidad. “Sabemos que una vacuna contra la COVID tendrá un efecto positivo en las personas obesas pero, de acuerdo a nuestro conocimiento con pruebas con la vacuna Sars y la vacuna contra la gripe, sospechamos que tendrá un menor beneficio en comparación con los demás", dijo el director de la investigación, el profesor Barry Popkin.

Además agregó que los desarrolladores de vacunas deberán ver los datos y "hacer algunas pruebas en la vacuna para que funcione mejor para las personas obesas".

El estudio fue publicado en la revista Obesity Reviews y consistió en un metanálisis con datos de China, Francia, Italia, Reino Unido y EE. UU. Lo coordinó la Universidad de Carolina del Norte (UNC) junto al Consejo de Salud de Arabia Saudita y el Banco Mundial.