icon

Heil Corona-Krise! y la Operación Anti Covid-19

La extrema derecha se ha subido, en todo el mundo, a las manifestaciones contra las restricciones y el aislamiento social, los tapabocas, las mascarillas y el distanciamiento social. La extrema derecha se muestra activa al respecto desde USA a España, pasando por Alemania, donde de paso desplegaron las antiguas banderas del nacionalsocialismo antes de atacar el Reichstag, la sede del Parlamento alemán.

Unas 40.000 personas protestaron en Berlín contra las cuarentenas, las restricciones, Angela Merkel, Bill Gates, etc. etc. etc.

La extrema derecha alemana intenta monopolizar la protesta contra las consecuencias de las restricciones sociales y económicas que impone el nuevo coronavirus.

No sólo en Alemania suceden estos comportamientos. Tambien sucedió en Londres, en la emblemática Trafalgar Square, donde el sábado 29/08 ocurrió una movilización. 

En Trafalgar Square abundaron los carteles contra la Organización Mundial de la Salud y contra Bill Gates, cuya fundación ha donado millones de dólares para identificar una vacuna contra el coronavirus. 

Pero ese mismo día, los casi 40.000 participantes en Berlín, se llevaron toda la atención.

Michael Ballweg, fundador del grupo Querdenken 711, que organizó la protesta, defendió su convocatoria: “Somos demócratas. La ideología fascista inhumana no tiene cabida en este movimiento, ni ninguna forma de violencia”.

Los manifestantes incluyeron negadores de virus, teóricos de la conspiración, militantes "anti-vacunas" y gente común que cree que las medidas anti-Covid-19 son una afrenta a la democracia. Pero también neonazis e integrantes del Reichsbürger, los Ciudadanos del Reich, que cuestionan la autoridad de la república federal.

La invasión

Fue llamativo el ondear de banderas y el asalto a la sede del legislativo germano, el edificio del Reichstag, al que intentaron ingresar, mientras pedían prisión para la canciller Angela Merkel y el virólogo Christian Drosten, su mano derecha en la campaña contra el virus.

Annegret Kramp-Karrenbauer, líder del partido gobernante CDU, condenó “la propaganda nazi”. 

Frank-Walter Steinmeier, presidente alemán, calificó el incidente como un "ataque intolerable al corazón de nuestra democracia".

La estrella en Berlín fue Martin Sellner, el activista austriaco líder del Movimiento Identitario nacionalista de extrema derecha.

Imposible olvidar que también Adolf Hitler era austríaco.

“Estas manifestaciones son un entorno ideal para que los movimientos radicales ganen más simpatizantes”, dijo Sebastian Fiedler, director del BDK, el sindicato de la policía.

La policía arrestó a unas 300 personas, la mayoría frente a la embajada rusa, donde se habían reunido unos 3.000 Reichsbürger, con consignas contra Vladímir Putin.

Conspiranoicos

La vehemencia de las protestas ha sorprendido a todos. Alemania tuvo una tasa relativamente baja de infecciones por Covid-19 y sus restricciones a la vida pública han sido mucho menores que en los países vecinos.

Aún en el peor momento, a los alemanes se les permitió salir de sus viviendas y pasar tiempo al aire libre. Alemania también reabrió tiendas y restaurantes más rápidamente que sus vecinos.

¿El número relativamente bajo de muertes ha avivado las sospechas de que el virus no es letal y que todo fue un montaje gubernamental?

Sentimientos similares suceden en todos los países que controlan los contagios pero mantienen los protocolos de distanciamiento social, etc.

La tendencia es que la pandemia es un "engaño" o una "estafa".

Una minoría activa

En Madrid, unas 3.000 personas lideradas por el cantante y actor Miguel Bosé, quien ha criticado a Gates y el 5G, telefonía digital que algunos creen que es la verdadera causa del Covid-19.

Pero en España todavía el revuelo es incipiente respecto de Alemania.

¿Cuánta gente se encuentra a favor y cuánta en contra? Financial Times afirma que, según la encuesta del “Politbarómetro”, el 60% de los alemanes aprueba las medidas actuales, y 28% piensa que debería restringirse aún más la vida cotidiana. Apenas el 10% dice que las restricciones son "exageradas" y deben levantarse.

Es decir que es una minoría pero muy activa. La cuestión, entonces, es que no crezca.