icon

El Presidente recibió a Macri, luego enfiló hacia Hezbollah

Luego de recibir a Mauricio Macri y familia, el presidente francés Emmanuel Macron regresó a Beirut, capital del Líbano, para exigir a los políticos locales que promulguen las reformas exigidas por quienes promueven prestarle dinero al país en default, como paso previo a liberar la ayuda financiera. Su presencia en Libano marca un límite a Hezbollah, tal como también intenta imponer la autoridad maronita.

Al volver a Beirut, Emmanuel Macron desafía el liderazgo libanés de Hezbollah.

El presidente francés, Emmanuel Macron, llegó al Líbano en su 2da. visita desde que una explosión masiva en el puerto de Beirut, a principios de agosto sacudió al país y renovó los persistentes llamamientos para un cambio político, a la vez que expuso ante el mundo entero la precariedad o limitación de la dirigencia libanesa.

Su llegada a Beirut el lunes 31/08 por la noche para una visita de 2 días se produjo horas después que los líderes libaneses nombraran al diplomático Mustapha Adib como el nuevo 1er. ministro designado, encargándole la tarea de formar un gobierno, acéfalo desde la renuncia de la Administración anterior tras la explosión del 04/08.

La explosión que arrasó Beirut mató al menos a 190 personas, hirió a miles y causó daños generalizados que dejaron a cientos de miles de personas sin hogar.

Macron estuvo en contacto directo con funcionarios libaneses desde su 1ra. visita, 2 días después de la explosión, instando a los políticos a llegar a un entendimiento político para aprobar reformas radicales y detener décadas de corrupción y mala gestión, que llevaron al país a su punto más profundo de la historia. 

Líbano fue territorio francés, y en algún momento Beirut fue la Suiza de Medio Oriente. Después llegó el desastre, lamentablemente con rostro de fanatismo político enmascarado en una identidad religiosa.

"Trabajar juntos"

El presidente francés fue recibido por su par libanés, Michel Aoun, en el aeropuerto de Beirut. 

En la agenda se incluyó alguna actividad social tal como una visita nocturna al legendario cantante libanés Fairouz.

Macron se dirigió a los libaneses en un tuit en árabe diciendo que había regresado, tal como les prometió, para "trabajar juntos para crear las condiciones necesarias para la reconstrucción y la estabilidad".

Es previsible que Macron presione a los políticos para que promulguen las reformas que los donantes internacionales han exigido antes de liberar el apoyo financiero.

Los países occidentales ven la reanudación de las negociaciones estancadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como las reformas de los sectores eléctrico y financiero, como condiciones clave para proporcionar asistencia financiera a gran escala.

Formación de gobierno

Altos funcionarios libaneses dijeron que la mediación de Macron fue esencial para asegurar un acuerdo sobre un nuevo primer ministro en las 48 horas antes de que se rompiera un punto muerto y surgiera un consenso sobre Adib, el ex embajador en Alemania. 

"La oportunidad para nuestro país es pequeña y la misión que acepté se basa en que todas las fuerzas políticas lo reconozcan", dijo Adib, quien se ganó el apoyo de casi todos los  partidos principales del Líbano en las consultas organizadas por Aoun.

Pidió la formación de un gobierno de especialistas competentes en un tiempo récord, el inicio inmediato de reformas y un acuerdo con el FMI. En el pasado, la formación de gobiernos a menudo tomaba meses.

El Banco Mundial estimó el lunes que la explosión causó entre $ 3.200 millones y $ 4.600 millones en daños físicos, principalmente en el sector del transporte, viviendas y sitios culturales, e incurrió en pérdidas adicionales de $ 2.900 millones a $ 3.200 millones en la producción económica.

La organización estimó las necesidades inmediatas de Líbano hasta finales de 2020 en entre $ 605 millones y $ 760 millones, que incluyen asistencia en efectivo, vivienda y apoyo a las empresas. 

Los religiosos

Al igual que su predecesor, Hassan Diab, ganador por un margen estrecho la ejecución del plan, luego de protestas antigubernamentales sin precedentes, Adib, de 48 años, haya público. 

Los analistas dijeron que Diab no pudo impulsar las reformas debido a la intromisión política de alto nivel que es común en Líbano, un país donde las decisiones importantes se toman tradicionalmente entre un puñado de líderes gobernantes.

El argumento de Macron es el centenario de la creación del Gran Líbano, declarado por la Francia colonial en 1920, después de la 1ra. Guerra Mundial. El Líbano se independizó de Francia en 1943. 

"Sabemos que hay fuerzas políticas detrás de estos gobiernos que no necesariamente se alinean con los gobiernos que designan, y eso dificulta tener un programa y soluciones a estos problemas complicados", dijo Mike Azar, un asesor financiero senior, a Al Jazeera.

Señaló que el gobierno de Diab había flaqueado porque no tenía un plan claro sobre cómo abordar los desafíos del país e incluía una "mezcolanza de diferentes personas con diferentes puntos de vista", lo que conducía a una disfunción crónica. 

Hezbollah

El patriarca maronita de Líbano, Bechara Boutros Al-Rai, está en el centro de la controversia en el país, después de reiterar su llamado a tomar medidas enérgicas contra las armas no autorizadas en Brasil, una aparente crítica al grupo terrorista libanés Hezbollah.  

Desde que una explosión masiva destruyó el puerto de Beirut, el líder cristiano Bechara Boutros Al-Rai ha criticado a la “clase política” que está atrincherada en el poder. 

El Líbano se enfrenta a un "peligro" importante, dijo durante el fin de semana. Esto sucede cuando Líbano elige un nuevo primer ministro y gobierno y cuando el presidente francés, Emmanuel Macron, tiene programada una visita nuevamente.

Al-Rai ha pedido al Estado que confine todas las armas bajo su control y el del ejército, informó Al Ain News en línea, con sede en Abu Dhabi. 

Esto se produce después de los enfrentamientos armados con partidarios de Hezbolá la semana pasada, así como de las preocupaciones de que el grupo terrorista está almacenando 150.000 cohetes y municiones en todo el país.

En respuesta, las voces pro-Hezbolá han criticado al líder maronita, alegando que está apoyando la "paz" y está vinculado a Israel. Este es un intento de vincularlo con el acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel y hacer que parezca que apoya la "normalización".