icon

La verdad de los incendios del Delta según un bombero voluntario local

El segundo Jefe de Bomberos Voluntarios de Victoria cuenta su versión de lo que está ocurriendo hace meses en las islas que abarcan 380 mil hectáreas. Expresa que "la intencionalidad con dolo" es la que más le preocupa. Además dice que los intereses del gobierno rosarino "tienen un olor muy raro".

Los bomberos voluntarios de Victoria cierran un día de trabajo.

Focos ígneos al lado de la ruta 174 que une Rosario (Santa Fe) con Victoria (Entre Ríos).

El humo de las islas llega a las ciudades varios kilómetros a la redonda.

“La capacidad de recuperación que tiene la isla es impresionante. En lugares que se quemaron hace una semana ya están apareciendo brotes. En unos meses ya va a recuperarse totalmente”, asegura Claudio Fabián Daydé, segundo Jefe de Bomberos Voluntarios de Victoria.

Las islas de jurisdicción entrerriana abarcan 380 mil hectáreas que desde enero de este año son testigos permanentes de incendios.

 

La malicia y la imprudencia

 ¿Cuáles crees que son las causas de este incendio?

Son múltiples. En primer lugar no se puede decir que esto nunca pasó. La historia de los incendios en las islas se remonta a 2004, después 2006, 2008 y ahora. Hace unos meses se vivió una inundación y ahora una gran bajante, que suma a la ausencia de lluvia y fuertes heladas. En este suelo cae una lágrima y prende un fuego.

- ¿Entonces los suelos son el principal factor?

Hay mucha liviandad para hablar del tema. Los tipos de suelos es un tema desconocido para el 99.9% de las personas, hay suelos que parecen firmes pero están en descomposición. Es decir que el sedimento se acumula y genera un sándwich de material seco. En esos lugares tuvieron preponderancia los incendios.

- ¿Crees en la intencionalidad de las quemas?

De enero a marzo los incendios eran a la orilla de la ruta porque mucha gente imprudente acampaba a la vera del camino para pescar, a pesar que está prohibido. Haciendo caso omiso prendían fogatas.

- ¿Y las quemas para limpiar campos?

También hubo, pero no me explico por qué las harían en este momento. El que conoce del tema, sabe que este no es buen momento. Hay otro tipo de incendios del que no se habla y son los naturales que se dan a raíz de un proceso de oxidación bacteriana, que es la composición de flora muerta en el lugar.

- Se dice que no son normales las dimensiones que cobró el fuego ¿es verdad?

El que dice eso no es científico sino un opinólogo. Se quema hasta donde la naturaleza disponga. En unos días con el cambio estacional el fuego va a parar.Tampoco se necesita lluvia, porque implicaría agua como para que penetre en la profundidad de los suelos.

- ¿Qué hipótesis arriesga usted?

Todas las anteriores sumadas a la intencionalidad con dolo, que es la que más me preocupa. El gobierno de Rosario quiere ser copartícipe del cuidado, control y administración de las islas. Hay muchos intereses para comenzar un emprendimiento inmobiliario en las islas de Victoria cercanas a Rosario.

-  ¿Qué sugerís que está sucediendo entonces?

La actitud del gobierno rosarino toma un olor raro. Cuando no se respetan las jurisdicciones o las autoridades es muy malo.

 

380 mil hectáreas

Tras 55 años de vivir en Victoria, Daydé conoce de cerca las islas. En las hectáreas que abarcan se desarrollan actividades como la ganadería, pesca deportiva y comercial, apicultura y turismo.

“Me da gracia leer que algunos dicen que las quemas son para después producir soja. En las islas de Victoria no se planta nada. No se autoriza ni tampoco serviría sembrar ahí”.

- ¿Es verdad que las quemas favorecen a la ganadería?

Al contrario, si hubiese más animales los incendios serían menores. Porque lo que la vaca no come, lo pisa y baja el material que termina siendo combustible. Hoy en día hay menos 25 mil cabezas, ni metiéndole pan te comés todo lo que la isla produce.

- ¿Cree que los lugareños se afectaron?

Muy poca gente vive en la isla, la mayoría vive en la franja cercana a la ciudad y no sufrieron daños.

 

Más compromiso humano que recursos materiales

 ¿Qué técnicas utilizan actualmente para sofocar los incendios?

Trabajamos ofensiva y defensivamente. Por un lado se ataca el fuego con líneas de mangueras, con mochilas de agua, quitando el combustible del suelo y con vehículos aéreos se lanza agua. Por el otro lado, se trabaja desde la defensión básicamente con líneas de corta fuego para limitar los focos y extinguirlos fácilmente.

- ¿Tienen los recursos para enfrentar la situación?

Si hubiésemos podido adquirir algo después de los incendios de 2004, 2006 y 2008 y no lo hicimos, seríamos unos irresponsables. Lo que no tenemos es por la falta de dinero. Que serían lanchas, camiones de bomberos forestales livianos y cuatriciclos.

 ¿Se vieron limitados por la falta de equipo?

Caminar 1,5 kilómetros en este terreno blando es lo mismo que caminar 6 kilómetros en un camino normal. Literalmente. Pero cuando tenes personal comprometido y con capacidad, los recursos materiales se suplen fácilmente.

 

En tiempos de pandemia

Enojado con los rumores de coronavirus dentro del cuartel, Daydé revela que sólo un bombero dio positivo previamente y ahora ninguno cursa la enfermedad. Además comenta que no reciben a ajenos a la institución por una cuestión de seguridad sanitaria.

“Al día de hoy, de los 41 bomberos, no hay ningún caso positivo de COVID-19. Hubo uno, pero ya se curó”.

- ¿Cómo los condicionó la pandemia?

Tengo el orgullo de decir que no tuvimos que salir a aprender cómo cuidarnos porque desde el año 95 nos venimos capacitando. No nos cambió absolutamente nada.

 ¿Tampoco les afectó la capacidad de trabajo?

Sólo puedo hablar del cuartel de Victoria y no, no nos limitó en nada.