icon

Casos de reinfección dan indicios de una cepa diferente de COVID-19

Más dudas que certezas dejan expectante a la comunidad científica mundial. ¿Las personas que se reinfectaron son sólo excepciones? ¿Cuánto dura la inmunidad de la primera enfermedad?

En Argentina ya hay un caso de reinfección, aunque asintomática.

En medio de nuevos brotes de coronavirus en Europa y los picos en Latinoamérica, la comunidad médica y científica mundial está expectante ante los casos de reinfección.

La primera confirmación fue en Hong Kong cuando un hombre volvió de un viaje por España. El individuo enfermó por segunda vez cuatro meses y medio después de la primera, pero sin síntomas en esta ocasión y de una variante distinta del virus.

El segundo caso se informó el martes por la mañana en Bélgica. Se trata de una mujer con síntomas leves que también demostró un ARN (ácido ribonucleico) diferente, que es el material genético de este tipo de virus.

En tercer lugar, Holanda reportó que un hombre de edad avanzada y con un sistema inmunológico deteriorado, dio positivo por segunda vez y con códigos genéticos claramente distintos.

En Argentina dio positivo por segunda vez pero sin síntomas Fernando Polack. El médico es parte del equipo contratado por el laboratorio Pfizer que prueba la vacuna fabricada junto a BioNTech.

Hoy se comunicó que el Hospital de Clínicas de Brasil está investigando 7 casos sospechosos de reinfección. El país es el segundo con más casos y más muertes por el virus.

¿Casos excepcionales o nueva cepa?

Los científicos sabían que la reinfección era una posibilidad pero hasta hace pocos días no había evidencias. 

En pleno análisis de los tres casos existentes confirmados, los investigadores señalan que como los ARN son diferentes, hay indicios de que los contagios han sido de una cepa diferente a la primera.

Una cepa es un conjunto de microorganismos de una misma especie pero que descienden de una única célula, es decir, que comparten una variante genética específica. 

Aunque es muy temprano para conclusiones, se cree que el SARS-CoV-2 sigue circulando a pesar de la aparente inmunidad colectiva. 

¿Existe la inmunidad?

Se sabe que después de la infección, la persona desarrolla inmunidad. Pero la gran incógnita sin resolver es cuánto duran los anticuerpos generados.

Probablemente las posibilidades de volver a contraer COVID-19 son muy escasas, requieran una variante viral muy distinta y un intervalo prolongado entre una y otra exposición.

A diferencia de otros virus, en este caso aparentemente es posible que los síntomas reaparezcan. La clave es averiguar si existe la posibilidad de desarrollar síntomas graves, lo que significaría una nueva alerta para el sistema sanitario.

La cuestión no sólo es clave para preservar la salud de las personas sino también para el desarrollo de las vacunas, que también deberían aplicarse a quienes ya han transitado la enfermedad.

Por otro lado, los curados de coronavirus deberán seguir manteniendo el distanciamiento social, el uso de barbijos y todas las medidas preventivas ya que no sólo pueden trasmitir el virus sino reinfectarse.