icon

El factor común entre los incendios en Argentina y huracanes en EEUU

La temperatura media mundial ha aumentado en 1,1 grados desde la era preindustrial y cada año se acelera. Las consecuencias han comenzado a evidenciarse. 

El huracán Laura tocó tierra hoy en el sur de Luisiana. Aunque llegó como un ciclón de categoría 4 bajó a nivel 2 al avanzar en el continente.

Los desastres ambientales se superponen en todo el mundo.

En Argentina los incendios afectan a 11 provincias y el Sistema Meteorológico Nacional (SMN) declaró que hubo "un claro incremento en la cantidad de focos de calor entre enero y agosto de 2020". La sequía arruina plantaciones y pone en riesgo a cientos de comunidades a lo largo del país.

En Córdoba detienen a supuestos culpables de desatar fuegos incontrolables. En el Delta del Paraná el escenario ya es inhóspito.

Mientras tanto, en Estados Unidos el huracán Laura azota la costa del golfo con vientos de casi 240 km por hora, días después de la tormenta con fuerza de huracán que arrasó parte del estado de Iowa.

Haití y República Dominicana perdieron al menos 13 personas a causa de la tormenta durante el fin de semana.

En California los incendios siguen siendo noticia tras una ola de calor que llegó a marcar hasta 54,4 grados, posiblemente la temperatura más caliente jamás sostenida en la Tierra.

Es decir, el cambio climático causado por los humanos ha hecho que el mundo sea cada vez más caliente y las consecuencias han comenzado a evidenciarse.

“Los fenómenos meteorológicos extremos se volverán más frecuentes a medida que continúe el calentamiento, sin dirigirse hacia un nuevo nivel estable de actividad, sino más bien inclinándose hacia el caos”, dijo el científico del clima Kevin Trenberth al sitio Bloomberg.

Los huracanes, por ejemplo, se alimentan del agua cálida y los investigadores advierten hace años que cada vez serán más severos.

La transición a energías limpias es imperiosa y los sistemas para manejar la lluvia y las sequías deberán cambiar.

Los desastres de estas últimas semanas son consecuencias directas del aumento de la temperatura promedio global y, si no se busca la sustentabilidad, la Tierra será cada vez más calurosa y habrá peores catástrofes.