icon

La contaminación del aire puede causar asma

Una investigación demuestra las diferencias de niños que crecen en ambientes naturales y limpios con los que viven en ciudades y cerca de fábricas.

La OMS calcula que en la actualidad hay 235 millones de pacientes con asma y es la enfermedad crónica más frecuente en niños.

El asma afecta las vías respiratorias de la persona. Con frecuencia se inflaman, estrechan y producen mucosa en exceso y dificulta la respiración.


Un estudio reciente confirmó que la contaminación del aire por fábricas, vehículos y calefacciones es un factor de riesgo para contraer la enfermedad. 

Particularmente los niños expuestos a partículas del tipo PM2.5 tienen más probabilidades de desarrollar asma y sibilancias.

Estas partículas tienen un diámetro de 2,5 micrómetros o menos, es decir, hasta 30 veces más chicas que el diámetro de un cabello. Por eso son fácilmente inhalables y dentro del cuerpo pueden alojarse en los pulmones o entrar en el sistema circulatorio. 


El estudio
La investigación consistió en el seguimiento de 3 millones de niños nacidos entre 1997 y 2014 en Dinamarca. 

La Universidad de Aarhus detectó que 122.842 niños comenzaron a sufrir asma y sibilancias en una edad media de 1,9 años.

Luego relacionaron estos datos con otras variables como: presencia de sustancias contaminantes del aire de sus casas, asma en el padre o la madre y tabaquismo en la madre. Sin embargo no se tomaron en cuenta factores como la nutrición y la actividad física, por lo que se sugieren nuevos estudios para corroborar los resultados.