icon

Una alimentación saludable ayudaría a prevenir el Parkinson

Investigadores concluyeron que la dieta mediterránea es una aliada contra varios síntomas del trastorno neurológico.

Hay un vacío enorme de conocimiento científico acerca de los trastornos neurológicos, dentro de ellos el Parkinson.

Comúnmente se cree que los movimientos involuntarios del cuerpo son el único síntoma del Parkinson. Sin embargo, las personas con la enfermedad presentan estreñimiento, somnolencia diurna y depresión incluso 10 años antes de los problemas de movimiento. 


Pero una alimentación rica en verduras, frutas, cereales integrales, frutos secos, legumbres y bajo o nulo consumo de carne roja tiene una influencia directa sobre los síntomas no motores.

Así lo evidenció una investigación a cargo de Samantha Molsberry en la Universidad Harvard en la que participaron más de 47 mil personas. 

El estudio consistió en realizar un seguimiento de su dieta desde fines del siglo pasado hasta la actualidad. En 2012, por ejemplo, se les preguntó si tenían estreñimiento o trastorno del sueño. Asimismo entre 2014 y 2015 se indagó sobre otros síntomas cómo pérdida del olfato, deterioro de la visión en color, somnolencia diurna excesiva, dolor corporal y depresión.

Los investigadores dividieron a la población estudiada en 5 grupos de acuerdo a sus patrones alimenticios y descubrieron que aquellos cuya alimentación se asemejaba a una dieta mediterránea eran 33%  menos propensos a sufrir tres o más síntomas que preceden al Parkinson.

A pesar que las variables no tienen una relación de causa y efecto, sí añaden más argumentos a favor de la alimentación saludable.