icon

Cautela de la OMS ante el controvertido tratamiento con plasma

EEUU lo desautorizó y volvió a permitirlo en menos de una semana. En Argentina se usa según protocolos particulares porque aún no está probada científicamente la eficacia. Mientras tanto la entidad mundial mantiene sus reservas. 

En Argentina es ley la donación de plasma (27.554) desde comienzos de agosto y busca "promover la donación voluntaria de sangre para la obtención de plasma de pacientes recuperados de Covid-19 para el tratamiento de los pacientes que lo requieran".

La Organización Mundial de la Salud demuestra cautela respecto al tratamiento con plasma de pacientes recuperados de coronavirus para mejorar el pronóstico dea convalecientes.

"En todo el mundo se está llevando a cabo una serie de ensayos clínicos para comparar el plasma de los convalecientes con el estándar de atención", cita el sitio Reuters a Soumya Swaminathan investigadora de de la OMS

La científica apunta a que los estudios realizados son de "baja calidad", "por lo tanto, recomendamos que el plasma de convalecencia sea todavía una terapia experimental, debe continuar evaluándose en ensayos clínicos aleatorios bien diseñados".

Por su parte Bruce Aylward, asesor principal de la Organización Mundial de la Salud, agregó que "hay una serie de efectos secundarios", "por esa razón, los resultados de los ensayos clínicos son extremadamente importantes".

El domingo la FDA estadounidense volvió a autorizarla luego de las acusaciones de Trump por haberla prohibido la semana pasada.

Desde el inicio del brote el plasma fue utilizado en diversas partes del mundo. Consiste en tomar plasma rico en anticuerpos de pacientes sobrevivientes a la COVID-19 y dárselo a quienes estén con la infección activa.