icon

Qué sucede con la criptoyuan de China

Si bien China comenzó a desarrollar su moneda digital bautizada como criptoyuan hace seis años, su incorporación en el sistema financiero del país avanza de manera lenta. El analista chino Jia Jinjing explicó a qué se debe esta cautela del país asiático en el ámbito de las monedas digitales. Veamos.

China permitió el uso del criptoyuan en cuatro localidades y está esperando para largar la moneda digital en el resto del país.

Se espera que el yuan digital sustituya en el futuro al dinero en efectivo. En términos de funcionalidad, la cartera electrónica con la moneda digital china se parecerá a los existentes sistemas de pago móviles Alipay y WeChatPay, muy populares entre los ciudadanos del país. Ahora, el yuan digital se está probando solo en cuatro localidades: Shenzhen, Suzhou, Xiong'an y Chengdu y se desconoce por el momento la fecha en la que se pondrá en circulación en todo el país

Los ámbitos en los que se utiliza también son limitados. Por ejemplo, en Suzhou, los funcionarios locales han empezado a recibir subsidios de transporte pagados con criptoyuanes. En Xiong'an, algunos restaurantes de McDonald y de Subway, así como cafeterías de Starbucks, han empezado a aceptar pagos en yuanes digitales. Asimismo, la empresa china Didi, que ofrece servicios de transporte, anunció haber concluido un acuerdo estratégico con el Banco Central de China sobre el uso de la moneda nacional digital.

¿Cuándo el criptoyuan pasará a ser un medio de pago común?

Recientemente, el Ministerio de Comercio del país asiático publicó un documento en el que afirma que para el final del 2020 las pruebas del criptoyuan pueden extenderse a otras ciudades y regiones importantes como Pekín, Tianjin, el delta del río Yangtsé, así como el Área de la Bahía Mayor, que incluye la provincia de Guangdong y las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao. 

Esta tecnología requiere que se adopten los más altos estándares de seguridad financiera y cibernética, destacó Jia Jinjing, director adjunto del Centro de Investigación Financiera Chungyang de la Universidad Popular de China, en declaraciones para el diario online ruso, Sputnik. Por ello, el país asiático muestra tanta cautela a la hora de poner el yuan digital en circulación. Lo hace de manera lenta para tener posibilidad de corregir a tiempo los posibles fallos técnicos. 

"En contraste con los activos financieros tradicionales mantenidos en las cuentas bancarias, la moneda digital y las transacciones relacionadas se codifican y se registran. Así que se necesita una infraestructura de computación más poderosa que cumpla con los estándares más altos. (...) Si todo va bien, la popularización de este medio de pago se realizará rápidamente. Si se identifican algunos fallos, habrá que eliminar todas las deficiencias", explicó.

Nadie conoce la fecha exacta en la que el criptoyuan se extenderá por todo el país. Según varios funcionarios, también se realizarán pruebas durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín en 2022. Después de eso, si el experimento resulta exitoso, es probable que la moneda digital china se convierta en un medio de pago común para todos los chinos. 

¿Por qué el gigante asiático lo necesita?

Inicialmente, el yuan digital se ideó para servir al mercado interno, haciendo que las transacciones fuesen más cómodas para las personas físicas y estuviesen a la altura de las tendencias modernas. Sin embargo, tras el empeoramiento de las relaciones con Washington, Pekín pasó a buscar enérgicamente una alternativa al sistema de pagos internacionales basado en el dólar.

Después de que el presidente estadounidense Donald Trump firmase la Ley de Autonomía de Hong Kong, la amenaza de la excesiva dependencia del dólar se ha hecho más evidente. El yuan digital pasó a ser una alternativa que puede utilizar Pekín, destaca en su artículo el profesor de la Universidad Tsinghua Ju Jiandong

El criptoyuan podría liberar a China de la hegemonía del dólar y convertirse en la base de un sistema de pagos transfronterizos nuevo. Según el experto, esto ayudaría a reducir significativamente los costos de transacción y también impediría a USA usar su "táctica favorita de brazo largo" para restringir las actividades económicas de otros países.
Incluso si se dejan de lado los riesgos políticos, el actual sistema de pagos internacionales establecido en el siglo pasado apenas cumple con los requisitos modernos. Las transacciones son extremadamente caras y además tardan mucho tiempo en realizarse. Mientras tanto, un pago con una criptodivisa dura tan solo unos segundos. Por ello, el desarrollo de la moneda digital nacional por parte de China sigue asociándose más a la necesidad de adaptar su sistema financiero a la tendencia moderna que a un factor externo, destacó, a su vez, Jia Jinjing.

Según un documento del Consejo de Estado de China que se publicó este año, los activos digitales están aumentando su peso muy rápidamente.