icon

Para establecer un protocolo y probar riesgos, Alemania organiza conciertos multitudinarios

Mientras la industria del entretenimiento alrededor del mundo se continúa preguntando cuando volverán a normalizarse las producciones y los eventos en vivo, los científícos alemanes organizan un concierto para intentar llegar a un protocolo de seguridad responsable. Aunque con barbijo, capacidad reducida y distanciados el clima de concierto no era el mismo. 

Estudios para conciertos en la nueva normalidad en Alemania.

"En este día, ustedes son los salvadores del mundo", dijo el cantante alemán, Tim Bendzko, al un público de aproximadamente 1400 personas que habían acudido al Quarterback Immobilien Arena para probar las nuevas modalidades de eventos en vivo en una etapa post pandemia. Los mismos fueron ubicados separados y con barbijos lo que llevó a que cuando gritaban y cantaban se escuche muy pobre. 

Claro que todos los que asistieron no eran simples fanáticos de la banda sino que fueron voluntarios de la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg en un estudio para volver a reactivar las reuniones de multitud en una etapa posterior al COVID-19. El estudio se llama: Restart 19. Un rastreador de ubicación y un desinfectante flúor fueron dispuestos en todos los asientos para después rastrear qué cantidad de infección y virus había en el ambiente luego del concierto. 

Todavía no se dieron a conocer los resultados pero lo cierto es que una disyuntiva se abre en esta situación: ¿tener un concierto con pocas personas, separadas y casi sin sentir lo que es un concierto, o seguir aplazando la vuelta de los eventos en vivo y hacer sufrir a la industria? Esto teniendo en cuenta que lo que resulte del estudio podría ser exportado al resto del mundo. Fueron 3 estudios en total, el primero sin medidas de de seguridad, tal como antes de la pandemia. El segundo implicó una mayor higiene y cierto distanciamiento social, pero  el tercero tuvo menos cantidad de gente y cada persona se mantuvo a 1,5 m de distancia.

Si bien en Alemania, China y en Estados Unidos volvieron a abrir algunos centros interiores de espectáculos, sin ir más lejos las salas de cine están a unos días de la reapertura en las ciudades con menos cantidad de casos en Estado Unidos, las pérdidas de la industria fueron unas de las más grandes y en consecuencia logró que muchos estrenos pasen al formato virtual o de streaming algo que podría volverse costumbre en algunos casos. 

Lo que están esperando los expertos para volver a activar los espectáculos multitudinarios es que una vacuna este disponible aunque incluso en ese caso un protocolo será necesario. "Una sociedad necesita tales eventos para encontrar algo de satisfacción y una salida", explicó a The New York Times Philipp Franke, un gerente del estadio que alberga el estudio.