icon

Los piratas atacan en la Bahía de Campeche

"El número de ataques armados frente a la costa este de México es ahora 10 veces mayor que el de Somalia, que se ganó la reputación de ser el punto más caliente para la piratería en el mundo”, dijo el capitán Kelly Sweeney. “2020 tiende a ser un año récord. Es un asunto serio. Estas personas están desesperadas y el numero de casos parece estar aumentando”, agregó.

Imagen de la aplicación mobile de ASAM (Actividad de Mensajes Anti-Barcos - ASAM) de la Bahía de Campeche en el sur del Golfo de Mexico. Incluye la ubicación geográfica y los reportes de ataques contra barcos, y tripulaciones, como incidentes de piratería, robo, y secuestro. Fue creado por la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial (NGA).

Los funcionarios reconocen que es probable que no se informe sobre el número real de ataques. "Ciertamente parece haber un incremento ... pero no podemos ver todo lo que hay", dijo Chris Jonas, Jefe de la División de Vigilancia de Seguridad Marítima de la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial (NGA), que prepara advertencias de navegación para la Marina de los Estados Unidos.

El punto 'caliente' de la piratería en el siglo 21 es el Golfo de Guinea, frente a la costa de África Occidental. 

Los piratas del Golfo de Guinea no solo están bien entrenadas por su participación en conflictos bélicos regionales sino que violentos, y buscan capital humano en lugar de secuestrar barcos para pedir rescate.

También hay piratería desde el Mar de China Meridional hasta las costas de Indonesia, Vietnam, India, Filipinas y Bangladesh. Pero las 'zonas rojas' son los estrechos de Singapur y Malaca: los cargueros que viajan a lo largo del Estrecho de Singapur son vulnerables porque el cuerpo de agua tiene solo 10 millas de ancho (16 Km.) y con numerosas islas pequeñas con presencia gubernamental nula, escondites para piratas.

Los ataques piratas en el sur del Golfo de México aumentaron desde abril, cuando el almacenamiento flotante global se llenó hasta el borde y condujo a la histórica caída del precio del petróleo. 

Las empresas privadas que operan en el golfo no pueden portar armas, pero están equipadas con tecnología no letal, como cañones de agua, potentes láseres infrarrojos que pueden iluminar a un atacante potencial desde lejos, así como dispositivos acústicos de alto decibelio y largo alcance y sistemas de barrera flotante.

Las decenas de grandes plataformas de producción de petróleo y muchas más plataformas de perforación no tripuladas agrupadas en el sur del Golfo de México emplean a miles de trabajadores de la industria petrolera. Algunos viven en las plataformas, mientras que otros residen en barcos de tripulación móviles que dan servicio a las plataformas.

La Armada dice que ahora despliega barcos de patrulla con helicópteros, pero es difícil rastrear en el radar pequeñas embarcaciones.

Justo 1 mes
  
Hace 1 mes, el 24/07, piratas abordaron un buque de suministro mar adentro con bandera mexicana, Natalie, que estaba realizando operaciones en las cercanías de una plataforma mar adentro a 13 millas (20,9 Km) al noreste de Coatzacoalcos. Tomaron como rehenes a miembros de la tripulación y robaron las pertenencias de la tripulación.

El 26/07, piratas atacaron la plataforma petrolera Cahua-Alfa/Cosl Hunter, a unas 21 millas (33,7 Km) de Coatzacoalcos. La tripulación logró refugiarse en la ‘sala de pánico’ y envió una señal de alarma. Sin embargo, la Armada de México llegó varias horas después de que los asaltantes se marcharan.

El 29/07, piratas desembarcaron en botes para invadir una instalación de PEMEX en Ciudad del Carmen, robaron equipos y también asaltaron a trabajadores.

Un ejemplo

Por una radio de alta frecuencia, se escucha a un trabajador de una plataforma petrolera dar la alarma. “¡Se nos subieron piratas! … ¡Están tirándonos balazos! ¿Me copia?”: 3 hombres armados habían escalado la plataforma petrolera de Cahua-Alfa, a unas 20 millas (32,2 Km) de la costa de Veracruz al amparo de la oscuridad poco después de las 11:30 pm del 26/07.

Un operador de radio de tráfico marítimo de Campeche respondió, pidiendo confirmación si la plataforma estaba realmente bajo asalto: “Afirmo, afirmo, te copio; confirma, ¿es zafarrancho o es real?” pregunta.

“Es real, es real. ¡Nos están tirando plomazos!”, respondió el trabajador desde la plataforma.

Los ataques piratas se concentran en la Bahía de Campeche entre Puerto Dos Bocas y Ciudad de Carmen. Pero los ataques de julio se produjeron más al oeste, frente a la costa de Veracruz.

“Llegan de noche en lanchas rápidas con potentes motores fuera de borda y entre 5 a 12 personas abordo”, dijo el capitán Enrique Lozano Díaz, inspector regional del Golfo de México de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF).

Los piratas están armados con diferentes fusiles de asalto, escopetas, pistolas, machetes y cuchillos. Escuchan bandas de radio marítimas de alta frecuencia para evadir las patrullas de la Armada mexicana y sorprender a los trabajadores petroleros, además de atacar las plataformas no tripuladas.

Los piratas suelen robar todo lo que pueden conseguir, desde las pertenencias de los miembros de la tripulación hasta los costosos sistemas de comunicación y navegación, equipo de emergencia y respiración y el cableado de cobre de los barcos, que se pueden vender en el mercado negro.

Una sospecha

La Armada de México dice que los robos son un problema de seguridad, pero prefiere no usar el término piratas. 

“Es un problema que existe pero estamos muy lejos en México de lo que sucede en el Cuerno de África”, dijo el vocero de la Marina, el almirante José Orozco.

La Armada sospecha que son pescadores locales que trabajan en colaboración con trabajadores petroleros.

Sin embargo, la Universidad Marítima Mundial de Suecia publicó un informe a fines de julio advirtiendo que la Armada de México no informaba adecuadamente las investigaciones de incidentes a la Organización Marítima Internacional (OMI), la agencia de las Naciones Unidas responsable de regular el transporte marítimo.

Entonces, la Armada de México implementó un plan de protección llamado ‘Refuerzo Sonda’ para inhibir el ingreso de delincuentes a instalaciones petroleras en Campeche.

Pero una encuesta realizada por investigadores suecos a los oficiales de seguridad de los barcos encontró críticas generalizadas sobre los tiempos de respuesta de la Armada de México, así como preocupación por la falta de recursos.

Tampoco sería reciente: "Intentamos dar la alarma durante varios años, pero el gobierno estaba callado", dijo Lozano, y agregó que los propios informes del gobierno restaron importancia al número de incidentes.

Pero en estos días con mejor tecnología, es más difícil ocultar la verdad. “Ahora obtenemos mejores informes gracias a que los miembros de la tripulación envían mensajes de Whatsapp”, dijo. “Ya no se puede ocultar”, agregó.

La diferencia fue que en noviembre de 2019, lo 'blanqueó' el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y dijo que eran piratas: “De la piratería que hay en el golfo… de las extorsiones, hay asaltos en embarcaciones, hay desmantelamiento de plataformas de PEMEX, en Campeche, ya estamos atendiendo eso”.