icon

Nuevo descubrimiento relaciona la contaminación a la resistencia de antibióticos

Cada vez es más complejo el tratamiento médico de infecciones a causa de ciertas farmacorresistencias. La investigación echa más luz sobre el tema.

La resistencia a los antibióticos es un problema cada vez más frecuente en el tratamiento médico de infecciones humanas. 


Una reciente investigación echó luz sobre las causas: no sólo se genera por usar excesivamente este tipo de fármacos sino también por la polución. 

A través de un proceso conocido como análisis genómico, el equipo de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) descubrió el impacto en la salud provocado por metales presentes en el ambiente. 

Precisamente examinaron suelos con altas proporciones de bacterias como la bradyrhizobium streptomyces. Estos microorganismos tenían genes resistentes a antibióticos como la vancomicina, la bacitracina y la polimixina, comúnmente utilizados por las personas.

Cuando estos genes estaban presentes, las bacterias eran también resistentes a elementos químicos como el arsénico, el cobre, el cadmio y el zinc.

Uno de los autores del estudio explicó que "el uso excesivo de antibióticos en el medioambiente añade una presión de selección adicional sobre los microorganismos que refuerza su capacidad para resistir múltiples clases de antibióticos”. 

Además añadió: “pero los antibióticos no son la única fuente de presión de selección. Muchas bacterias poseen genes que las defienden simultáneamente contra múltiples sustancias químicas que de otro modo resultarían tóxicas para la célula, y esto incluye metales".