icon

Mach 5, entre Meteoro y el Concorde

El avión experimental no tripulado X-43 desarrollado por NASA durante la 2da. mitad de la década de los '90 demostró que el vuelo hipersónico es posible, pero no es nada sencillo tripularlos. También ha investigado la tecnología la británica Rolls-Royce, que desarrolla una turbina de última generación para intentar propulsar un avión más allá de Mach 5. Imposible no recordar que el vehículo sport prototipo de Meteoro, aquel comic de los '70, se llamaba Mach 5.

El objetivo es conseguir turbinas híbridas y ganar velocidad en la próxima generación de naves aerocomerciales.

El número Mach (M) es una medida de velocidad relativa que se define como el cociente entre la velocidad de un objeto y la velocidad del sonido en el medio en que se mueve dicho objeto. 

Este número fue propuesto por el físico y filósofo austriaco Ernst Mach (1838-1916), uno de los más grandes teóricos de la física de los siglos 19-20, como una manera sencilla de expresar la velocidad de un objeto con respecto a la velocidad del sonido.

Mach 1 equivale a la velocidad del sonido.

Mach 2 es 2 veces la velocidad del sonido.

La utilidad del número de Mach reside en que permite expresar la velocidad de un objeto no de forma absoluta en km/h o m/s, sino tomando como referencia la velocidad del sonido. 

El Mach se usa comúnmente con objetos moviéndose a alta velocidad en un fluido, y en el estudio de fluidos fluyendo rápidamente dentro de toberas, difusores o túneles de viento. A una temperatura de 15°C, Mach 1 es igual a 340,3 m·s−1 (1.225 km·h−1) en la atmósfera. 

El número Mach no es una constante ya que depende de la temperatura. 

Este número es muy utilizado en aeronáutica para comparar el comportamiento de los fluidos alrededor de una aeronave en distintas condiciones. 

2 compañías británicas, Rolls Royce y Reaction Engines, comenzaron a trabajar juntas en 2018 para desarrollar turbinas a utilizar tanto en aviones supersónicos como hipersónicos, y luego ocurrió la alianza estratégica vía una inversión de US$ 24 millones de Rolls-Royce en Reaction Engines. 

Los planes de Rolls-Royce quiere utilizar la tecnología desarrollada por Reaction Engines en sus propios motores de propulsión híbridos eléctricos, que combinan un motor de turbina de gas y un generador eléctrico, incrementando la eficiencia, la sostenibilidad y la fiabilidad del transporte aéreo; reduciendo las emisiones contaminantes y simplificando el mantenimiento de las turbinas.

Llama la atención que Rolls-Royce haya decidido invertir tan fuerte y ahora en una innovación que no le reportará beneficios a corto plazo. 

También lo está intentando Virgin Galactic, un cliente de Rolls-Royce que está interesada en obtener esas turbinas para sus vehículos espaciales. 

Rolls-Royce ha anunciado planifica una reestructuración de la compañía que provocará la destrucción de 9.000 puestos de trabajo. 

Es evidente que Rolls-Royce se enfocará en las turbinas de última generación en la teoría de que la pospandemia acelerará los vuelos comerciales supersónicos. O hipersónicos. 

Air Force One

En USA, Boeing ya trabaja con la idea de reemplazar 1 de sus 2 emblemáticos aviones presidenciales Air Force One, B747-200B, por B747-8 modificado, pero hay un acuerdo con una startup Hermeus para planificar el vuelo a Mach 5.

Hermeus ganó el contrato luego de diseñar, construir y probar exitosamente un prototipo de motor en 9 meses, que puede hacer alcanzar velocidades Mach 5, o sea 5 veces la velocidad del sonido: un viaje de Nueva York a París se podría realizar en menos de 90 minutos, 5.310 kilómetros en una hora.

Un prototipo estaría listo en 5 años y el producto final en 10 años.

Concorde

British Aircraft Corporation (británico) y Aérospatiale (francés) fabricaron en los años '60 y '70 el Aérospatiale-BAC Concorde, un avión supersónico de transporte de pasajeros que estuvo en servicio entre 1976 y 2003.

En 27 años de vuelos tuvo 1 solo accidente. 

Sus principales destinos fueron los aeropuertos de Londres Heathrow, París-Charles de Gaulle, John F. Kennedy y Washington-Dulles, len USA; Maiquetía (Venezuela... era otro país) y Río de Janeiro, en Brasil. Podía llegar a los destinos en la mitad de tiempo que un avión comercial convencional debido a su velocidad supersónica.

Se construyeron un total de 20 aviones, 6 de ellos prototipos y de prueba. 

Aquel accidente del Air France 4590 del 25/07/2000, y la escasa rentabilidad, precipitaron su baja definitiva. Faltó visión comercial, básicamente. Pero todo indica que habrá revancha en breve.