icon

En Alemania se sabrá la verdad sobre el disidente en coma

El viernes 21/08 por la mañana, un avión de Alemania con médicos a bordo aterrizó en el aeropuerto de Omsk, en Siberia, para llevar a Julia Navalnaya y su esposo en coma, Alexei, a Berlín. Navalny estaba inconsciente en el Hospital de Emergencias No. 1. Pero tuvieron que pasar casi 12 horas más antes de que los médicos de la clínica y las autoridades renunciaran a su resistencia a que el opositor saliera volando. En unas horas, el avión debería dejar Siberia con él a bordo y volar a Berlín. Julia Navalnaya le escribió al hombre a quien su marido había criticado duramente durante tantos años. "Me dirijo a ustedes oficialmente", dice su carta al presidente Vladimir Putin, "con la solicitud de un permiso para permitir que Alexei Navalny sea ​​transportado a la República Federal de Alemania". Navalny necesita "ayuda médica calificada" en Alemania. 

Julia y Alexei Navalny en tiempos mejores, manifestándose en Moscú.

La esposa, Julia, y los colegas de Alexei Navalny esperan descubrir en Alemania qué está causando el colapso físico del contestatario ruso. Ellos creen que fue envenenado. 

El hombre, de 44 años, se había quejado de un dolor intenso a bordo de un avión después de beber té negro. Su estado se considera "grave". Pero aún no está claro qué significa eso exactamente y, sobre todo, por qué el crítico del Kremlin perdió el conocimiento tan repentinamente.

Dada la gravedad del estado de Navalny, debe ser trasladado al aeropuerto con sumo cuidado, dijeron a los medios de comunicación los médicos de la clínica de Omsk, donde está hospitalizado el líder de la protesta en Moscú.

Una ambulancia aérea, enviada por una ONG alemana para transportar al activista, aterrizó en el aeropuerto local temprano. Pero hubo un tironeo enorme con los médicos rusos para el traslado de Navalny a Alemania para recibir tratamiento.

Bueno, ¿con los médicos?

El texto de Der Spiegel es el siguiente:

"(...) ¿Se sintieron abrumados los médicos por la atención a un destacado crítico del Kremlin? ¿O el hospital y las autoridades tienen algo que ocultar?

Fotos y videos de empleados de Navalny y periodistas independientes en el lugar dieron una idea de quién había tomado el control de la clínica. Policías y hombres de traje negro y ropa oscura, propios del servicio secreto doméstico FSB y el Comité de Investigación, una autoridad investigadora subordinada al Presidente, determinaron a quién se le permitía quedarse en la clínica y custodiaron a Navalny. 

Su esposa Julia no fue admitida por los médicos durante mucho tiempo el viernes, e incluso los agentes de seguridad la rechazaron. Los médicos alemanes que habían llegado en avión pudieron visitar al político opositor Navalny. Pero cuando sus compañeros de trabajo, Ivan Zhdanov y Kira Jarmysch, intentaron ponerse en contacto con los médicos, se encontraron con hombres vestidos de oscuro, quienes decididamente los rechazaron.

"Esto es un infierno. Es como organizar una fuga de prisión de Nawalny, no un traslado de hospital a hospital", dijo Georgiy Alburov, partidario de Navalny, antiguo empleado de su fundación para la lucha contra la corrupción.

Todo esto no parecía muy humano. Especialmente porque los médicos alemanes fueron utilizados por la parte rusa para explicar que Navalny continuaría siendo tratado en Omsk hasta que su condición se estabilizara. Esto fue decidido por un comité médico con la participación de los profesionales médicos de Berlín, anunció inicialmente el médico jefe Aleksandr Murachowskij."