icon

Australia no es Argentina, Alberto F. no es Morrison y lo padece AstraZeneca

Una columna del periodista Carlos Pagni, fogoneada en Twitter por su compañero en el diario argentino La Nación, Hugo Alconada Mon, tuvo gran repercusión, cuestionando la adjudicación directa del Estado Nacional a una empresa de Hugo Sigman, hombre de negocios con buena relación con el Frente de Todos, de la contratación de las futuras dosis de la futura vacuna contra covid-19 que desarrolla, ya en Fase 3, el laboratorio AstraZeneca. Sin embargo, Australia también concretó un acuerdo similar al argentino, sin tanto escándalo en el importante aliado de USA en Oceanía.

Alberto Fernández en videoconferencia con AstraZeneca.

En el capítulo argentino de Twitter ocurrió un jueves 'caliente' a causa de la extensa columna del periodista Carlos Pagni, con una cantidad de imputaciones a la relación entre el gobierno de Alberto Fernández y el empresario Hugo Sigman por la vacuna contra covid-19.

Deberá recordarse que el mismo día cuando Fernández difundió el acuerdo, ocurrió una viralización via la mensajería instantánea WhatsApp de un video que ya estaba preparado con diversas acusaciones contra Sigman y hasta cuestionando a la vacuna que desarrolla el laboratorio AstraZeneca.

Y tampoco puede olvidarse que ya había circulado otro video, con contenido muy ofensivo hacia Sigman, meses antes, atribuyéndole tratamiento preferencial en la Administración del Frente de Todos.

Para algunos analistas de la compleja e implacable industria farmacéutica, hay una disputa de negocios muy fuerte. Aparentemente hay laboratorios medicinales que mantuvieron acuerdos y negocios con Sigman que esperaban que él los coparticipara del acuerdo con AstraZeneca, y otros que aún esperan que el Estado Nacional les conceda un tratamiento similar a sus proyectos de vacuna contra covid-19, ya que se conoce que son varios los desarrollos en Fase 3.

Australia

La descripción del contexto del embrollo argentino es pertinente porque Australia concretó un acuerdo con la farmacéutica AstraZeneca para suministrar una posible vacuna contra el covid-19 a toda su población de forma gratuita, sin el escándalo que registra la Argentina. Es cierto que Australia tiene un origen anglosajón y la Argentina es latina, pero eso sólo hace a las formas no al fondo de las disputas y críticas.

Según el acuerdo, el Gobierno australiano fabricaría la vacuna y ofrecería dosis gratuitas a todos los ciudadanos, motivo por el cual se firmó una Carta de Intención.

El primer ministro, Scott Morrison, dijo: «Si esta vacuna tiene éxito, fabricaremos y suministraremos vacunas de inmediato por nuestra propia cuenta y la haremos gratis para 25 millones de australianos».

«Sin embargo, no hay garantía de que esta, o cualquier otra vacuna sea exitosa, por eso continuamos nuestras discusiones con muchas partes alrededor del mundo mientras apoyamos a nuestros propios investigadores al mismo tiempo para encontrar una vacuna», agregó.

El ministro de Salud, Greg Hunt, dijo que "no descartaría" que la vacunación sea obligatorio para cualquier persona que viaje a Australia, incluidos los australianos que regresan al país, si ese fuera el consejo de expertos médicos, según la BBC.

Morrison dijo que la vacuna sería "tan obligatoria como sea posible. Siempre hay exenciones para cualquier vacuna por motivos médicos, pero esa debería ser la única base", dijo.

La compañía dijo que, según los términos del acuerdo, con el gobierno australiano, suministrará una vacuna a 25 millones de australianos, en caso de que su producto en asociación con la Universidad de Oxford, AZD1222, resulte exitoso, seguro y eficaz.

Alberto Fernández

Mientras el capítulo argentino de Twitter se estremecía, el presidente Alberto Fernández mantenía una videoconferencia con Pascal Soriot, CEO global del laboratorio AstraZeneca. 

“Se ha concretado todo: que la vacuna sea una realidad, que no tenga fines de lucro, que se produzca en Argentina, que se haga en conjunto con México y sea una solución para América latina”, expresó el mandatario argentno.

El jefe de Estado estuvo acompañado por el director de Acceso y Asuntos Corporativos para Argentina y Uruguay de la empresa, Germán de la Llave. 

“Estamos contentos de ser parte de un proyecto de esta naturaleza, el futuro de la sociedad está en el desarrollo de la ciencia y tecnología”, aseguró el presidente Fernández y subrayó que “en Argentina tenemos un caudal científico muy importante que no siempre fue tratado bien desde el Estado”.

El CEO global de AstraZeneca aseguró que “es alentador que Argentina y México se asocien para el beneficio de todos en América latina” ya que “es un ejemplo de fuerte liderazgo. Habiendo trabajado con muchos gobiernos en el mundo puedo decir que la alianza Argentina-México ha sido una de las mejores, y fue muy eficiente y fluido el trabajo en conjunto”.

“Queremos lograr que esta vacuna tenga un acceso equitativo y llegue a todos sin fines de lucro”, dijo Soriot.

“Hay dos formas de trabajar, una es que cada uno vaya por su lado y la otra forma de hacerlo es considerar alianzas público-privadas, asociadas a universidades y gobiernos”, explicó antes de agradecer a una empresa de Sigman, mAbxience, por el trabajo realizado.