icon

Inmunidad grupal: temor mundial por los anti-vacunas

“Si ni siquiera se puede ordenar el uso de mascarillas faciales, ¿cómo va a ordenar que la gente corra un riesgo personal con una vacuna? No puedo imaginar que eso sea políticamente viable" dijo un profesor de salud pública de la Universidad de Harvard.

El movimiento anti-vacunas comenzó hace 150 años y cobró fuerzas en la actual pandemia de COVID-19.

Gráfico de Financial Times.

En el mundo mueren 1.5 millones de personas, especialmente niños, por falta de acceso a vacunas a causa de la pobreza, el abandono o la desidia. 


Para lograr la inmunidad grupal o de rebaño frente al coronavirus, se estima que desde un 40 a 60% del mundo debería tener los anticuerpos, que normalmente se consiguen con la vacunación. 

No obstante, en la actual pandemia de COVID-19 está cobrando fuerza el movimiento anti-vacunas. Nuevos adeptos se unen a sus filas por miedo a que esté lista en muy poco tiempo. 

En Estados Unidos el panorama se agrava debido al periodo pre electoral. Algunos opositores a Trump temen que apresure la aprobación de una vacuna para fortalecer su imagen, mientras que otros aseguran que es el mismo mandatario el que está estimulando el escepticismo

Greer McVay se dedica a la consultoría de comunicaciones en California y es afín al candidato demócrata. No se considera anti-vacunas pero dijo a Financial Times que "esta situación es diferente debido a las políticas que se han introducido en el proceso y la velocidad a la que están desarrollando las vacunas [...] Francamente, no confío en este presidente".

Previo al contexto actual estadounidense, se creía que los anti-vacunas estaban más ligados al partido Republicano o a la Izquierda, pero ahora son los demócratas los que temen que Trump presione a la FDA por conseguir la inmunidad rápidamente. 

Sin embargo, el movimiento se expande no sólo en EEUU sino en todo el mundo. "Mucha gente que nunca te habrías imaginado ahora está diciendo que tal vez las presiones anti-vacunas tienen razón", explicó la directora del Vaccine Confidence Project (Proyecto de confianza en las vacunas) de la Universidad de Medicina London a Financial Times.

En Francia menos del 50% de las personas creen que las vacunas son seguras y en Ucrania sólo un 29%, según Wellcome Trust, una organización benéfica de investigación británica.

Una investigación de la actividad de los anti-vacunas en internet publicada en Nature demostró que el movimiento se compone por "casi 100 millones de personas divididas en grupos altamente dinámicos e interconectados en ciudades, países, continentes e idiomas. Aunque son más pequeños en tamaño general, los grupos anti-vacunación logran enredarse mucho con los grupos indecisos". Además predijo que "estas opiniones dominarán en una década".

Mientras tanto, seis vacunas están en la etapa de ensayos clínicos según la OMS y 100 más en etapas anteriores.