icon

Netflix recibe duro ataque por un poster de parte de quienes no vieron la película

En Twitter ha ocurrido una potente ola de tuis negativos para con Netflix por el próximo estreno anunciado de la película 'Cuties' o 'Guapis', en la que trabajan niñas menores de edad que intentan competir en danza. En verdad, el film se estrenó en el Sundance Festival Film, tiempo atrás y con muy buena opinión de los críticos. 'Cuties' es la historia de una niña musulmana en Senegal que decide dejar atrás los valores tradicionales al unirse a un grupo de bailarinas hiper sexualizadas que también son niñas. Tal como algunas personas señalaron en Twitter, tal vez el comentario social habría sido más efectivo y menos polémico si las protagonistas no fueran tan jóvenes.

Netflix ha estrenado el tráiler de una nueva película llamada 'Cuties', que gira en torno a una niña de 11 años que queda fascinada con un equipo de baile twerking y tiene la esperanza de unirse a ellos, la película se estrenó en el Festival de Cine de Sundance 2020 y aterriza en la plataforma el 09/09, llega con polémica. Ya que ha sido objeto de un controvertido trending topic con el hagstag #NetflixPedofilia.

Hay que dejar en claro que el trailer en cuestión se encuentra subido a YouTube desde el 13/05/2020 y resulta que recién parece escandalosa en agosto, a 1 mes de su anunciado estreno: ¿?

La sinopsis oficial de 'Cuties' es la siguiente:

"Amy, de once años, vive con su madre, Mariam, y su hermano menor, y espera que su padre se reúna con la familia de Senegal. Amy está fascinada por la pandilla de baile de espíritu libre de la desobediente vecina Angélica, un grupo que contrasta fuertemente con los valores tradicionales profundamente arraigados de la estoica Mariam. Sin inmutarse por el brutal prohibición inicial de ir con las chicas y ansiosa por escapar de la disfunción que late a fuego lento de su familia, Amy, a través de una conciencia encendida de su floreciente feminidad, impulsa al grupo a abrazar con entusiasmo una rutina de baile cada vez más sensual, lo que despierta la esperanza de las chicas de hacer twerking en su camino hacia estrellato en un concurso de baile local".

'Cuties' es dirigida y escrita por Maïmouna Doucouré pero ha creado una ola de indignación en Twitter porque muchas opiniones insisten en que la puesta, supuestamente, es favorable a la "pedofilia". 

Las quejas acusan a Netflix de incluir en su catálogo un producto "sexista que blanquea la erotización de la infancia y el mito de la nínfula", e inclusive hay cadenas virtuales para boicotear a la plataforma y una petición en Change.org que pide la retirada de la película bajo estas premisas:

“Esta película es asquerosa ya que sexualiza a niñas de 11 años para el placer visual de pedófilos y también influye negativamente en nuestros hijos. No hay necesidad de este tipo de contenido, sobre todo cuando el tráfico sexual y la pedofilia siguen ahí. No hay excusa, es contenido peligroso”.

Ahora bien, tal como recuerda Tomatazos:

"No es la primera controversia de Netflix relacionada con pornografía infantil, ya en 2018 la cinta argentina 'Desearás al hombre de tu hermana' comenzaba con una escena donde una niña se masturbaba con una almohada y por esa escena muchos usuarios pidieron su cancelación.

Hace poco en un festival de cine de Australia una película fue omitida luego de los reclamos por su controvertida trama. La cinta trata sobre un hombre que tiene una androide con forma de niña, con la que mantiene relaciones sexuales. Aunque la directora se defendió diciendo que los pedófilos usarían cualquier material con niños como estimulante, los encargados del evento decidieron que era mejor deshacerse del filme."

En este caso, el problema central parece haber sido el afiche o poster de presentación del telefilm.

Pero alguien debería escuchar a quien realizó la película, que afirma que no es cierto lo que se está diciendo, más allá del poster.

En una entrevista que le concedió a Cineuropa, Doucouré explica que su película busca llamar a una reflexión:

"Un día que vi, en una fiesta de barrio, a un grupo de chicas jóvenes de alrededor de 11 años subiendo al escenario y bailando de una manera muy sensual con ropa muy reveladora. Me quedé bastante sorprendida y me pregunté si eran conscientes de la imagen de disponibilidad sexual que proyectaban. En la audiencia también había madres más tradicionales, algunas de ellas con velo: fue un verdadero choque cultural. Me quedé atónita y pensé en mi propia infancia, porque a menudo me he hecho preguntas sobre mi propia feminidad, sobre la evolución entre dos culturas".

También dijo:

"No es un anuncio de salud y seguridad. Este es, sobre todo, un retrato sin compromisos de una niña de 11 años sumergida en un mundo que le impone una serie de dictados. Era muy importante no juzgar a estas chicas, pero sobre todo entenderlas, escucharlas, darles voz, tener en cuenta la complejidad de lo que están viviendo en la sociedad, y todo eso en paralelo a su infancia que siempre está ahí, su imaginario, su inocencia".

Algo más de Doucure:

"Vi que todas estas chicas jóvenes que había conocido estaban muy expuestas en las redes sociales. Y con los nuevos códigos sociales, las formas de presentarse cambian. Vi que unas 400.000 personas seguían a unas chicas muy jóvenes en las redes sociales y traté de entender por qué. No había razones en particular, además del hecho de que habían publicado fotos sexys o al menos reveladoras: eso es lo que les había traído esta "fama". "Hoy en día, cuanto más sexy y objetivada es una mujer, más valor tiene a los ojos de las redes sociales. Y cuando tienes 11 años, no comprendes realmente todos estos mecanismos, pero tiendes a imitar, a hacer lo mismo que los demás para obtener un resultado similar. Creo que es urgente que hablemos de ello, que se debata el tema".

Pero los enojos no ofrecen tregua.