icon

En Beijing hablan de una conspiración y de Watergate 2

Global Times es un diario vinculado al Politburó del Partido Comunista Chino. Por lo tanto, en sus editoriales acerca de los vínculos entre China y USA refleja el pensamiento de los líderes gubernamentales de Beijing. Acaba de explicar el enfoque que se tiene en China acerca de la detención de Steve Bannon, el arquitecto de la campaña electoral de Donald Trump en 2016, y se pregunta qué sucedería si se demostrara que el dinero que recaudó Bannon fue a pagar parte de la campaña electoral en curso. De paso, los chinos ajustan cuentas con Bannon.

Steve Bannon, personaje fundamental en la campaña electoral 2016 y que se preparaba a tener un rol en la recta final 2020. Puede que esto aún ocurra, pero con impacto negativo, según el análisis de Beijing.

Global Times, desde Beijing:

¿Será Steve Bannon la misma persona que abrió la puerta de la Casa Blanca a Donald Trump y también la que puso en marcha un escándalo de Watergate en el siglo XXI?

El arresto del ex estratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, quien también fue asesor de la campaña electoral de Donald Trump, ha llamado la atención en todo el mundo, ya que los observadores creen que podría tener un impacto tan grande como el escándalo de Watergate en la política estadounidense y las elecciones presidenciales de 2020. mientras que los analistas chinos están prestando atención al impacto potencial en las relaciones entre China y Estados Unidos.

Bannon fue arrestado el jueves 20/08 luego de ser acusado de defraudar a cientos de miles de donantes a través de su campaña de recaudación de fondos "We Build the Wall", informó CNBC el jueves.

Bannon y tres asociados fueron acusados ​​en una investigación federal en el Distrito Sur de Nueva York. Los fiscales alegan que los cuatro donantes defraudaron al recaudar "más de US$ 25 millones para construir un muro a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos", pero parte de ese dinero se utilizó para beneficio personal.

Cuando se le preguntó sobre el asunto el jueves, Trump dijo que se sentía "muy mal", pero afirmó de Bannon que "no he estado tratando con él durante un período de tiempo muy largo". Dijo que sentía que el esfuerzo privado de recaudación de fondos era "algo que pensé que era inapropiado".

"No me gusta ese proyecto", dijo Trump. "Pensé que se estaba haciendo por razones de ostentación", dijo el presidente, según The Washington Post.

Bannon, quien planificó la candidatura de Trump a la presidencia en 2016 y fue asesor principal de la Casa Blanca, está bajo arresto por presuntamente defraudar a cientos de miles de donantes en relación con una campaña de recaudación de fondos en línea del muro fronterizo entre Estados Unidos y México, según una acusación no sellada del Tribunal del Distrito Sur de Nueva York.

Con respecto al caso de Bannon, no es la primera vez que los republicanos se ven atrapados en un problema en casos legales previos a las elecciones de noviembre.

El mismo día, el esfuerzo de Trump para evitar una citación acerca de sus registros fiscales emitida por el fiscal de distrito de Manhattan fue rechazado por un juez federal en Nueva York controlada por los demócratas, según CNBC. La medida es otra pérdida para el Presidente en un caso de alto perfil que ya llegó a la Corte Suprema, según el informe.

El fiscal general de Nueva York también anunció una demanda destinada a disolver la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) por una supuesta mala gestión financiera, informaron los medios en junio. 

La NRA está estrechamente alineada con la Administración Trump y el Partido Republicano. La NRA y sus afiliadas recaudaron más de US$ 412 millones y gastaron más de US$ 423 millones en 2018, según algunos informes.

El arresto de Bannon ocurrió 75 días antes de las elecciones presidenciales, lo que llevó a los observadores a decir que el caso podría estar estrechamente relacionado con las elecciones por sus factores políticos complejos, que probablemente estén involucrados.

Podría ser una intromisión del Partido Demócrata o el resultado de la manipulación de los oponentes de Trump dentro del propio Partido Republicano, dijo Li Haidong, profesor del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Asuntos Exteriores de China, al Global Times.

Bannon, de quien se esperaba que desempeñara un papel y le diera un pequeño empujón a Trump en las elecciones de este año, se ha convertido en un activo negativo para el bando de Trump, y no será sorprendente ver que Trump corta los lazos con Bannon de inmediato, dijo Li.

Aún no se ha determinado hasta qué punto Trump estuvo involucrado en el caso y si el fondo que recaudó Bannon se utilizó para servir a la agenda política de Trump o directamente para financiar su campaña este año. Y si se prueba, el impacto del caso sería similar al escándalo de Watergate, señaló Li.

Los observadores chinos están observando de cerca cómo este nuevo episodio afectaría los tensos lazos entre China y USA.

En China, a Bannon se lo llama "el fósil viviente de la locura paranoica" porque su actitud hacia China ya no puede describirse como hostilidad. Se puede decir que es histérico o incluso loco. 

Una vez afirmó que la disputa comercial entre China y USA era un "choque fundamental". 

Bannon simplemente no tiene idea sobre el mundo globalizado y la complejidad de las principales relaciones de poder. Él está tratando de hacer de la codicia y el miedo la pauta básica de la política de USA hacia China, según algunos observadores chinos.

Jin Canrong, decano asociado de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Renmin de China en Beijing, le dijo al Global Times que el arresto de Bannon podría enfurecer a los populistas conservadores blancos que lo apoyaban firmemente y podrían creer que las fuerzas pro-sistema consiran contra Bannon.

"Los populistas se enojarían y reaccionarían de manera radical. Esto podría tener un impacto significativo en las elecciones presidenciales y hacer las elecciones más impredecibles", señaló.

Hace aproximadamente medio siglo, el escándalo de Watergate provocó una pausa en el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y USA. 

Y ahora, 75 días antes de la posible rotación de los partidos gobernantes en USA, también podría ser un punto de inflexión en las relaciones entre China y USA. Los observadores chinos están prestando mucha atención.