icon

Desempleo y elecciones, un tema enorme en los comicios Made in America

Las solicitudes iniciales de desempleo en los programas estatales regulares aumentaron en 135.000 a más de 1,1 millón en la semana que terminó el 15/08, según mostraron los datos del Departamento de Trabajo el jueves 20/08. En cambio los reclamos continuos, el número total de estadounidenses que reclaman asistencia por desempleo en esos programas, disminuyeron a 14,8 millones en la semana que terminó el 8 de agosto, el nivel más bajo desde principios de abril. ¿Cómo influirá el empleo en las elecciones presidenciales?

Se esperaba otra semana optimista y resulta que fue un paso para atrás en la recuperación del empleo en USA justo en la semana del lanzamiento de la campaña presidencial demócrata, Joe Biden / Kemala Harris.

El repunte de las solicitudes iniciales de desempleo refuerza los pronósticos de que la mejora en el mercado laboral ocurrirá con dificultades en USA, pero el presidente Donald Trump espera que el flamante repunte del desempleo represente una pausa en la recuperación, en lugar de un cambio sustancial de dirección. 

Es más: se necesitarían aumentos semanales sostenidos en los pedidos del subsidio para generar preocupación de que el mercado laboral esté en peligro de desmoronarse, algo que podría influir en las opiniones de los votantes sobre la economía antes de las elecciones de noviembre.

El mercado laboral está rebotando de una semana a otra, pero la tendencia permanece intacta, dijo Brett Ryan, economista senior de Deutsche Bank AG. "No va a ser una recuperación en línea recta".

Aun así, los reclamos de nuevos subsidios superan con creces la peor semana de la recesión de 2007-2009 y, aunque los nuevos casos de covid-19 se han ralentizado, todavía se informan miles a diario. El impacto es particularmente prominente en las industrias orientadas al consumidor, como restaurantes, viajes y ocio.

La tasa de desempleo sigue siendo casi el triple de su nivel de febrero.

Hay empresas que van a la quiebra y las pequeñas empresas están desapareciendo en un momento en que la economía solo ha recuperado aproximadamente la mitad de los puestos de trabajo que perdió en marzo y abril. 

"Si bien resulta una fuerte caída de los pedidos de ayuda desde los picos de la crisis, el hecho de que 5 meses después de la crisis los nuevos pedidos de subsidio por desempleo asciendan a 1,1 millón por semana es, en términos absolutos, una muy mala noticia", opinó Joshua Shapiro, economista jefe de la consultora Maria Fiorini Ramirez. , Inc.

Con el vencimiento de la ayuda estatal de US$ 600 adicionales en beneficios semanales por desempleo a fines de julio y la incapacidad de los legisladores republicanos y demócratas para llegar a un acuerdo sobre cómo extenderlos, el presidente Donald Trump firmó una acción ejecutiva para proporcionar US$ 300 a la semana del gobierno federal.

Un puñado de estados ha recibido la 1ra. ronda para el programa de Asistencia de Salarios Perdidos, incluidos Iowa, Arizona, Nuevo México, Luisiana, Utah, Colorado y Missouri, aunque la mayoría aún tiene que distribuir los fondos. 

A medida que la pandemia se prolonga, más y más personas comienzan a reclamar la Compensación por desempleo de emergencia pandémica, el programa federal que brinda hasta 13 semanas adicionales de beneficios por desempleo a quienes han agotado sus beneficios regulares. 

Si bien la mayoría de los estados ofrecen 26 semanas de beneficios, otros, como Florida y Carolina del Norte, ofrecen aproximadamente la mitad. 

Casi 1,3 millones de personas reclamaron la ayuda en la semana que terminó el 011/08.

Obviamente que la recuperación en V no se ha producido.

“Se esperaba que por 2da. semana consecutiva, el número de personas que solicitan beneficios por desempleo estaría por debajo de la marca del millón. . . había al menos la sensación de que el mercado laboral se estaba recuperando, pero resulta que ahora se descubre que el ritmo glacialmente lento”, dijo Charles Hepworth, Director de Inversiones de GAM Investments.

Los datos decepcionantes se producen en medio de un enfrentamiento político entre la Casa Blanca y los demócratas del Congreso sobre la extensión de un nuevo estímulo fiscal para apuntalar la economía estadounidense, incluido un gran desacuerdo sobre el pago de los beneficios federales por desempleo.

Los demócratas han presionado para extender los beneficios de emergencia por desempleo por valor de US$ 600 por semana, que expiraron a fines de julio, y que llegue hasta principios de 2021, pero los republicanos exigen menos ayuda.

Si bien Donald Trump tomó medidas ejecutivas para usar los fondos de ayuda en casos de desastre para extender temporalmente algunos beneficios por desempleo a un nivel más bajo, el dinero no ha comenzado a fluir en una cantidad significativa.