icon

La mayoría de los argentinos empeoró su alimentación en la cuarentena

Son alarmantes las estadísticas que reveló el Fleni tras la realización de una encuesta. Un escenario previo de malnutrición y sedentarismo se vio altamente agravado por la pandemia. Preocupan las personas con factores de riesgo. 

A los datos relevados por Fleni se le suman los que descubrió la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) que indicó que el 56% de la población argentina aumentó de peso en el confinamiento.

Investigadores del Fleni se preguntaron en qué medida los argentinos modificaron los hábitos alimentarios y de estilo de vida desde el inicio de la pandemia. 

Los resultados son alarmantes ya que dieron con un 52% de la población que empeoró su alimentación. 

Pero más preocupante aún es que la mayoría dentro de este porcentaje está dentro del grupo de riesgo por obesidad (72.7%) y sobrepeso (62.9%), lo que agrava sus condiciones y sitúa a los individuos en desventaja respecto a la COVID-19. 

El grupo etario mayormente representado en aquel 52% se encuentra entre los 30 y 45 años. Aunque no hubo diferencias considerables entre géneros, la gran mayoría (83%) vive acompañado.

Malnutrición

Respecto a los grupos de alimentos, los cereales (harinas) fueron los más incrementados (49%).

Por otro lado, el 57% de los encuestados no registró cambios en cuanto a frutas y verduras, lo mismo sucedió con los lácteos en un 70%. Aunque no demuestra haber empeorado tampoco evidencia una mejoría, ya que el panorama argentino previo al confinamiento era malo respecto al consumo de vegetales.

Las elaboraciones de pastelería también demostraron un aumento de la ingesta en un 34%, principalmente en el grupo que modificó su alimentación. 

Como la nutrición es sólo uno de los indicadores de salud, Fleni también buscó conocer los números respecto a la actividad física. Como resultado obtuvo que un 53% redujo su movilidad, sobre todo del grupo que también empeoró sus hábitos nutricionales.