icon

“Van a decir que soy una madre loca que quiere matar a su hijo"

Dos padres en Misiones piden la eutanasia para Adrián, su hijo de 22 años con parálisis cerebral. "Llega un momento que cansa. Usted no se imagina lo que son 22 años sin vida, arriba de una criatura", reclama la madre, quien dejó un mensaje para quienes ven su solicitud como una crueldad. Adrián, mientras tanto, hace notar su presencia en este mundo: suena un juguetito casero y acaricia la mano de su madre y la del periodista. Veamos la historia.

Adrián tiene 22 años, nació con parálisis cerebral. Sus padres, desde hace 3 años, piensan en la eutanasia. Lee la historia en ver más. Foto: Canal 12 Misiones

"Él es Martinez Adrián, tiene 22 años, tiene parálisis cerebral crisis convulsivo".


Con esta descripción, Eva Briñócoli, madre de Adrián, recibe a un grupo de periodistas en su casa.

Adrián, hijo, "el chico" o "la criatura", como le llama su mamá (más adelante lo veremos), padece del mismo diagnóstico desde que nació en el año 1998.

Cuando aún era pequeño lo llevaron hasta el Hospital Garrahan, donde se le practicaron los estudios y tratamientos pero: “Llegó un momento en que le dije al doctor: ‘él chico no habla, no se manifiesta’. Además empezó a tener convulsiones", recuerda Eva frente al equipo de Canal 12 Misiones.

Desde entonces -cuenta- "No puede hacerse nada solo, nosotros lo higienizamos, le damos la comida, pañales, baño, todo, le hacemos todo. Él solito no se hace absolutamente nada”.

“El chico no entiende", insistió.

Mientras tanto, Adrián está sentado en un corral de madera. Mirando lo que ocurre a su alrededor.

 Eva siguió detallando sobre la condición de su hijo: "Si lo saco de ahí (corral), tira o tumba las cosas. No entiende. Camina muy poquitito y después ya se sienta. Ese corralito ya tiene como 15 años, su papá se lo mandó a hacer y está reforzado por su peso”.

Y agregó que Adrián, "se autolesiona solo, se pellizca, se muerde (...) a una persona extraña no le va a pellizcar ni morder, es buenito, pero él solo se autolesiona".

De aquí la decisión

"Y llega un momento que con 22 años cansa. Usted no se imagina lo que son 22 años sin vida, arriba de una criatura", le dice al periodista.

Y continúa: “Esto va a seguir, el neurólogo dijo que no hay cura, va a seguir siendo un chico convulsivo. Su cerebro convulsiona cuando quiere y cada convulsión es un retraso de todo lo que ya hiciste”.

¿Por qué pide la eutanasia para su hijo?

"Me cansé de recorrer psiquiatra, neurólogo",  responde Eva mientras su hijo intentaba agarrarle la mano.

Eva no se detiene, sigue contando sus razones: "Yo ya estoy bastante grande y su papá también lo está, ¿a quién le dejo un chico tan grande, un chico que no se manifiesta para nada, si nos pasa cualquier cosa? Porque mañana no sabes si estás”.

Mientras tanto, Adrián está su lado y sacude y suena un juguete casero: Un vaso de plástico con unas monedas adentro.

“Yo prefiero que el chico descanse, él también sufre. Lo cuidamos al cien por cien para que no se enferme, pero a veces llora y no sabemos lo que le pasa. Pedimos una eutanasia porque está sufriendo", alega su madre.

Y luego afirma: "Yo no sé si recuperaría mi vida a estas alturas, pero lo que busco es vivir bien al menos un poquito”.

Algunos pensarán que es muy cruel...

“Muchos van a decir que soy una madre loca que quiere matar a su hijo, pero yo les digo a esas personas que se pongan en mis zapatos. Es una criatura con una parálisis cerebral del 100% y tieness que estar las 24 horas arriba de él. Hay que vivirlo eso”, responde Eva.

Adrián -en tanto- acaricia la mano del periodista.

Vale destacar que, en Argentina fue sancionada en mayo de 2012 la ley de “muerte digna”, que reconoce el derecho de toda persona a rechazar tratamiento médico cuando éste sólo puede prolongar la vida en un estado de enfermedad irreversible o incurable

Sin embargo, y hasta el momento, esta norma no contempla la eutanasia.