icon

Exceso de jets de combate y misiles sobre el Himalaya

2 cazas J-20 de China fueron vistos en la base aérea de Hotan en la región de Xinjiang. En tanto India ha desplegado 5 nuevos Rafales en Ladakh, según informes de los medios: enorme tensión y cada país muestra sus garras.

El Chengdu J-20 Mighty Dragon durante una exhibición en el 2018 Zhuhai Airshow.

La Fuerza Aérea de India encargó 36 aviones de combate Rafale en un acuerdo de US$ 9.400 millones firmado con Francia en 2016.

Según los informes, China e India han enviado sus aviones de combate más avanzados a bases aéreas cerca de su disputada región fronteriza en el Himalaya, donde continúa el enfrentamiento.

La tensión es muy alta desde junio, cuando las tropas chinas e indias tuvieron su peor enfrentamiento fronterizo en décadas en el cercano valle de Galwan entre Aksai Chin y Ladakh.

El Chengdu J-20 (en chino, «Interceptor Multipropósito 20») es un avión de 5ta. generación chino, con características de diseño muy parecidas al Mikoyán MiG Proyecto 1.44 de tecnología Stealth, desarrollado por la fábrica Chengdu Aircraft Industry Group para la Fuerza Aérea del Ejército Popular chino.

El Dassault Rafale (ráfaga, en francés)​ es un caza polivalente de 5ta. generación, diseñado y construido por Dassault Aviation, y es el caza más moderno fabricado en Francia, que le vendió unidades a Catar e India, entre otros. Reemplazó a los Mirage 2000.

Según la web de Forbes, que citó imágenes de satélite comerciales, 2 cazas furtivos chinos J-20 han aparecido en la base aérea de Hotan, en Xinjiang, la base aérea de China más cercana a la zona de conflicto con India: a 320 km de Aksai Chin.

Mientras tanto, India ha desplegado 5 nuevos aviones de combate Dassault Rafale, en Ladakh, informó el Hindustan Times, que agregó que los aviones de combate habían estado practicando vuelos nocturnos en el terreno montañoso de Himachal Pradesh.

Un comparativo

China tiene una posible leve ventaja en lo que respecta a los aviones de combate, según expertos militares, sostuvo South China Morning Post: los J-20 son muy sigilosos y pueden evadir la detección del radar y alcanzar velocidades supersónicas.

Pero los Rafales multiusos son significativamente más pequeños y ligeros que los J-20, llegaron a la India el 29/07, y tienen una matriz de escaneo electrónico activo (AESA) de baja observabilidad similar a los J-20, lo que significa que pueden rastrear múltiples objetivos en cualquier clima.

El Rafale puede alcanzar una velocidad de Mach 1.8, con un alcance de combate de aproximadamente 1.850 km.

El J-20, que entró en servicio hace 3 años y puede alcanzar Mach 2, con un alcance de 2.000 km.

En el Himalaya, donde las montañas se elevan a más de 8.000 metros, el techo de vuelo, o la altitud más alta a la que puede volar un avión, es un factor importante. 
Para el Rafale, ese techo es de unos 16.000 metros, mientras que el J-20 puede volar a más de 20.000 metros (65.616 pies).

El comentarista militar con sede en Hong Kong, Song Zhongping, señaló: "El J-20 podría usarse con otros aviones de combate especializados para diferentes propósitos, y eso podría completar mejor la misión".

Pero el J-20 tiene un problema de motor sin resolver que afecta su rendimiento, y por ahora se basa en un motor inferior que reduce la maniobrabilidad y el sigilo a velocidades supersónicas.