icon

7 claves del éxito de Dinamarca en el regreso a las clases

Casi al mismmo tiempo Israel y Dinamarca decidieron la reapertura de su enseñanza presencial. Pero Israel fracasó y Dinamarca tuvo éxito, resultando un caso emblemático para varios países.

El Gobierno danés puso a disposición de las escuelas hoteles, bibliotecas, museos o centros de conferencias cercanos a su zona de influencia para descongestionar los centros escolares.

El 06/04, Dinamarca decidió que había que volver a la enseñanza presencial. La pandemia aún castigaba muy fuerte a muchos países europeos. Aquella jornada fueron informados 278 casos nuevos en una población de menos de 6 millones.

El 15/04, con 185 casos declarados, Dinamarca abrió su sistema educativo presencial para los alumnos de primaria y los estudiantes que estaban a punto de graduarse. 

Y hacia fin de mes, el R0 -"ritmo de reproducción" del virus- había pasado de 0,6 a 0,9, y al observar esta estadística, Alemania decidió que demoraría en su propia reapertura escolar.

De todos modos, Dinamarca siguió adelante: al examinar los datos, resultó que los contagios habían ocurrido entre niños que todavía no habían vuelto a las escuelas (entre 13 y 19 años). El gobierno danés interpretó que el repunte se debía a un cambio técnico que había coincidido con la apertura de los colegios: el aumento del número de PCRs que se estaban haciendo en el país.

El Ministerio de Educación puso en marcha un plan para incorporar a todos los alumnos con un protocolo estricto. 

Y ha resultado una experiencia exitosa.

Aquí 7 claves:

** Grupos pequeños. Los niños se agrupan en grupos de no más de 12 alumnos. Esos grupos tienen asignados de forma permanente 1 maestro y funcionan como compartimentos estancos. Los alumnos sólo se relacionan entre ellos. Se reorganizaron los calendarios para que los ingresos fueran escalonados y, siempre que fuera posible, se habilitaron todos los accesos al centro para acelerar el tránsito y evitar aglomeraciones.

** Distanciamiento entre ellos. Un objetivo del Ministerio de Educación fue que no hubiera contacto estrecho entre distintas cohortes de edad: difícil en el recreo. Entonces, se dividieron los patios en zonas separadas y se prohibió a los escolares jugar con alumnos que no estuvieran en sus grupos de referencia. Para minimizar el contacto, las autoridades escolares reservaron los parques públicos para niños en horario escolar. 

** El aislamiento se extendió a adultos (padres y profesores) en el ámbito escolar. Por eso, los alumnos de primaria estaban de forma permanente 'vinculados' a un único profesor y los padres tenían prohibida la entrada al centro escolar.

** Mascarillas y barbijos. No fue obligatorio su uso para menores de 12 años pero sí a los mayores de esa edad.

** Espacio. El Gobierno puso a disposición de las escuelas hoteles, bibliotecas, museos o centros de conferencias cercanos a su zona de influencia para descongestionar los centros escolares.

** Higiene y prueba/error. No siempre se podía garantizar la distancia de seguridad. En ese caso, la normativa exigió que todo el material se esterilizara 2 veces al día. Cada hora y media fue obligatorio que los niños se limpiaran las manos. También debían hacerlo antes y después de cada recreo. También antes y después de ir al baño o al comedor. Se flexibilizó esto en los casos que aparecieron problemas dermatológicos.

** Flexibilidad. El 18/05 se abrieron los institutos para la educación secundaria y el 27/05 se incorporó al resto de alumnos. Cuando hubo una incorporación total de alumnos se redujo de 2 a 1 metro la distancia de seguridad para recuperar espacio útil, mientras se testaba si repuntaban los casos.  El paso siguiente fue eliminar las reglas de distanciamiento dentro de las clases pero se mantuvieron los aislamientos entre cursos y con los adultos.

A finales de julio y principios de agosto, Aarhus, la localidad N°2 de Dinamarca, sufrió un brote de contagios. No obstante, y aunque se regresó al teletrabajo, restricciones en hospitales y residencias, cancelación de festivales y grandes reuniones, etc. se mantuvieron abiertas las guarderías, la primaria y la secundaria.

Corolario

Hay que convenir que Dinamarca es un país muy particular. Por ejemplo, los estudiantes universitarios cobran alrededor de US$ 1.000 al mes para sufragar sus gastos durante su estancia universitaria: para los estudiantes daneses estudiar es como desempeñar un trabajo. Y en la gran mayoría de los centros no existe una matrícula que abonar al iniciar cada año lectivo. Casi no hay ausentismo por ese motivo, entre otros.

Pero, en concreto, los brotes en las escuelas dependen de los brotes en la comunidad. Imprescindible tener herramientas operativas para controlar la pandemia a nivel comunitario para entonces regresar a las clases.