icon

5 mujeres contra la burocracia del sistema de salud

Líderes de diferentes organizaciones argentinas se unieron para elaborar diez propuestas con el objetivo de facilitar el acceso al sistema médico. Piden que no se priorice a la economía por sobre la salud. 

Lanzan la campaña #Consecuencias para luchar en contra de la burocracia que limita el acceso a la salud de pacientes con enfermedades como la diabetes, psoriasis, inmunodeficiencias, cáncer y enfermedad de Crhon. 

Se trata de 5 mujeres líderes de organizaciones:
- Liliana Tieri: fundadora y directora de la Asociación para el cuidado de la diabetes en Argentina, una organización sin fines de lucro que trabaja en favor de personas con diabetes.
- Silvia Fernández Barrio: presidenta Asociación Civil para el Enfermo de Psoriasis, una organización sin fines de lucro creada en el 2005 por personas con psoriasis y artritis psoriásica para ayudar a quienes también la padecen y a sus familiares.
- Roberta Anido de Pena: de la Asociación Ayuda al Paciente con Inmunodeficiencia Primaria, una entidad sin fines de lucro formada por padres de niños con inmunodeficiencias primarias y por adultos que la padecen. Buscan apoyar a pacientes y familiares para lograr una mejor calidad de vida y elaborar redes de solidaridad y comunicación.
- Edith Grynszpancholc: de la Fundación Natalí Dafne Flexer de ayuda para el niño con cáncer.
- Luciana Escati Peñaloza: de la Fundación Mas Vida de Crohn & Colitis Ulcerosa organización que busca el acceso a la salud y la mejora de la calidad de vida de estos pacientes. 

El texto de la campaña explica:

"Cuando el burócrata de turno retrasa o niega un tratamiento, somos las personas las que pagamos las consecuencias. 
Cuando la Obra Social o la Prepaga demoran o buscan excusas para no cubrir medicamentos o estudios clínicos, es a nuestros hijos, a nuestros padres y madres, a nuestros cónyuges o a nosotras a quienes nos operan, nos internan o nos hacen querer dejar de vivir. 
Cuando se justifican tirando la pelota para otro lado, cuando la culpa es siempre de otro que nunca aparece o cuando nadie es responsable, es a nuestras familias a las que impactan con crueldad. 
Cuando el Estado no cumple su obligación de hacer cumplir las leyes (o no se hace cargo de su rol rector y garante del sistema de salud tanto del sector público como del privado), es cuando las personas llegan a nuestras organizaciones en busca de ayuda, desesperadas, con comorbilidades irreversibles y evitables, descreídas del sistema, dispuestas a abandonarse.
Nosotras conocemos de primera mano las consecuencias. 
Cuando se elige la economía por sobre la salud, las personas somos los costos directos e indirectos, los daños colaterales, las que pagamos las consecuencias con nuestros cuerpos y nuestras vidas. La discapacidad, el dolor crónico, el avance de la enfermedad, el daño irreversible y el riesgo de vida, con todo esto lidiamos cada día. Y, como en Fuenteovejuna, la culpa no es de nadie. 
Es hora de hablar de las #consecuencias".

La propuesta está disponible en #Consecuencias.