icon

Salud cardiovascular: un problema latente en pacientes recuperados de COVID-19

Un reconocido médico cardiólogo alertó ayer en el periódico The New York Times sobre los problemas que genera el coronavirus al corazón, principalmente en jóvenes. 

No sólo durante la enfermedad sino después de recuperarse, pacientes demostraron haber contraído problemas cardíacos.

Cada vez más los datos apuntan a que el virus que causa la COVID-19 ataca al corazón de los pacientes. Es decir que, ya no deberían ser sólo los pulmones el principal foco de atención médica.

Esto afirmó ayer el cardiólogo, investigador y autor de “State of the Heart: Exploring the History, Science, and Future of Cardiac Disease”, Haider Warraich, en una columna del The New York Times.

En el consultorio observó cómo sus pacientes recuperados de coronavirus vuelven a consulta por problemas del corazón, sobre todo miocarditis que es una inflamación del músculo cardíaco.

Llamativamente identificó el problema mayormente en jóvenes y advirtió que “es posible que estemos viendo solo el comienzo del daño”.

“Los investigadores aún están averiguando cómo el SARS-CoV-2 causa miocarditis, ya sea a través del virus que daña directamente el corazón o si se debe a la reacción inmunitaria virulenta que estimula. Es posible que parte del éxito de los medicamentos inmunosupresores, como el esteroide dexametasona, en el tratamiento de pacientes enfermos con Covid-19, provenga de la prevención del daño inflamatorio al corazón”, explica en el artículo de su autoría.

 

Menos controles

Otro agravante que Warraich observó es la reducción de estudios de chequeo en Estados Unidos, lo que provocó 25 mil muertes más por problemas cardíacos en comparación al mismo período del año pasado.

Una situación similar ocurre en Argentina donde las consultas de emergencias cayeron 30% en marzo y 50% en abril según el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

Además la organización dilucidó que un 76% de los pacientes cardíacos no continuó con sus controles habituales durante el aislamiento.

En este contexto mundial, la Asociación Estadounidense del Corazón comenzó la campaña llamada “Don’t Die of Doubt” (No muera de duda) para generar consciencia sobre la situación.

“Los médicos e investigadores ya no deberían pensar en Covid-19 como una enfermedad de los pulmones, sino como una que puede afectar cualquier parte del cuerpo, especialmente el corazón”, concluye el médico cardiólogo.