icon

4 mentiras sobre la COVID-19 según la Sociedad Argentina de Inmunología

El organismo cree que la información inexacta confunde a la población y atenta contra la salud. ¿Cuáles son los puntos principales?

El desempeño de la comunidad científica mundial en la pandemia de COVID-19 no tiene precedentes. En pocos meses se logró aislar el virus en sus múltiples cepas y desarrollar varias vacunas.

La Sociedad Argentina de Inmunología manifiestó su preocupación por la difusión de información inexacta y carente de sustento científico respecto al coronavirus.


Afirman que de esa forma se "confunde a la población y atenta contra el cumplimiento de las medidas que han demostrado, tanto en nuestro país como en el mundo, evitar la saturación del sistema de salud y las muertes que ello podría ocasionar".

Las 4 afirmaciones falsas que circulan son:

1) El SARS-CoV-2 no pudo ser aislado de muestras respiratorias ni ser cultivado en líneas celulares: INCORRECTO
El desempeño científico sin precedentes a nivel mundial ha permitido que se hayan secuenciado 35.736 aislamientos virales diferentes. En Argentina se difundió la secuenciación del genoma completo de las 3 cepas que circulaban en el país. 

2) Los kits diagnósticos no son específicos para SARS-CoV-2: INCORRECTO
Se han desarrollado kits diagnósticos que permiten discriminar si una persona se encuentra infectada con el SARS-CoV-2 , si se encuentra infectada con otros coronavirus o no están infectada con ninguno.

3) No existen modelos animales en donde se haya reproducido la enfermedad: INCORRECTO
Sí se desarrollaron y se están estudiando los mecanismos de infección y enfermedad. De hecho, los avances comenzaron a explicar por qué algunos individuos experimentan una enfermedad leve mientras que otros progresan a una enfermedad severa que puede conducirlos a la muerte aún sin comorbilidades.

4) Las vacunas en desarrollo no se han probado previamente en animales, por lo cual han saltado la fase preclínica previa requerida para avanzar en su utilización en humanos: INCORRECTO
Los estudios preclínicos en ratones y en primates no humanos y los estudios clínicos de fase I y II realizados en este tiempo, tienen aceptables niveles de seguridad e inmunogenicidad.