icon

Explorando el azafrán del pobre que va mejor con pimienta negra

La cúrcuma fue utilizada en India entre 610 a. C. y 320 a. C. como colorante textil. Pero básicamente es una planta medicinal, de característico color naranja o amarillo intenso. 

La cúrcuma tiene raíces tuberosas o rizomas, de color amarillo por fuera pero de color naranja por dentro.

Algunos estudios muestran que ciertos compuestos de la cúrcuma tienen propiedades anti-fúngicas y anti-bacterianas.

El característico color amarillo dorado de la cúrcuma le viene dado por una materia colorante, la curcumina, a la que se le atribuyen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

La cúrcuma, es una planta perenne de 1 metro de altura, de zonas cálido húmedas, nativa del suroeste de la India, también conocida como 'azafrán del pobre' en partes de Hispanoamérica.

Desde Polinesia y Micronesia hasta el sudeste asiático, cono eje en la localidad Sangli, en India, necesita entre 20°C y 30°C y mucha agua para prosperar.

La cúrcuma tiene raíces tuberosas o rizomas, de color amarillo por fuera pero de color naranja por dentro. 

Los rizomas se cosechan en otoño, una vez se han marchitado las hojas. 

A continuación se hierven para poder eliminar la corteza, se dejan a secar entre 5 y 7 días, para a continuación ser reducidos a polvos con la molienda.

El extracto es utilizado como 

** cúrcuma (extracto crudo), que se extrae de la raíz de la planta; y 
** curcumina (estado purificado o refinado).

No es de fácil absorción para el organismo humano. Sin embargo, dicha absorción mejora mucho si se ingiere con pimienta negra, como en el curry.

Propiedades

Es una de las especias más usadas en la gastronomía de India como colorante alimentario para el arroz, carne y el curry.

El característico color amarillo dorado de la cúrcuma le viene dado por una materia colorante, la curcumina, a la que se le atribuyen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. 

Algunos estudios muestran que ciertos compuestos de la cúrcuma tienen propiedades anti-fúngicas y anti-bacterianas.

Se encuentra en estudio preliminar si altera la respuesta a la quimioterapia en pacientes con cáncer de intestino avanzado.​

La cúrcuma está profundamente arraigada en la práctica ayurveda y en el sistema Siddha de la medicina tradicional india.

Los compuestos de la cúrcuma, llamados curcuminoides (la curcumina, la demetoxicurcumina y la bisdemetoxicurcumina), le otorgan grandes propiedades medicinales

Sus aceites volátiles (turmerone, atlantone y zingiberene), proteínas, resinas y azúcares, también contribuyen su poder sanador. Además, para completar su perfil de ‘reina de las especias’, también contiene fibra dietética, vitaminas C, E y K, niacina, sodio, calcio, potasio, cobre, magnesio, hierro y zinc:

** Mejora la digestión.
** Facilita la pérdida de peso.
** Combate resfriados y gripes.
** Evita las crisis de asma.
** Desintoxica el hígado.
** Regula la flora intestinal.
** Trata problemas en el hígado.
** Estimula el sistema inmune.
** Aivia la inflamación en la piel (eccemas, acné y psoriasis).

Milenario

Desde hace miles de años, la medicina tradicional china usa a la cúrcuma para tratar la depresión, la tristeza y la infelicidad. El extracto de cúrcuma, o lo que es lo mismo, la cúrcuma en polvo, estimula el sistema nervioso, activa el sistema inmunitario y despierta el estado de ánimo.

Es ideal para reducir los niveles de estrés, ya que produce un aumento de serotonina. Por esta razón, es muy utilizada en personas con depresión estacional o emocional, así como con otros trastornos relacionados.

Otro de los beneficios de los componentes de la cúrcuma son sus propiedades cardioprotectoras, por eso, el consumirla frecuentemente trata y previene el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Pero esto no es todo, sino que también ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos. Recomiendan que, además de llevar una dieta sana, pobre en grasas y natural, se deben condimentar los alimentos con cúrcuma para así prevenir de forma natural enfermedades cardiovasculares, como los infartos.

2 opciones

** Cúrcuma en una infusión

Ingredientes
2 tazas de agua
1 cucharada de cúrcuma fresca rallada (1/2 de la seca)
1/2 cucharada de miel
1/4 cucharada de pimienta negra

Preparación
Hervir el agua con la cúrcuma rallada con la pimienta negra. 
Filtrar y añadir miel. 
También un chorrito de limón pero es opcional.

¿Por qué pimienta negra? La piperina, componente de la pimienta, ayuda a la absorción de la curcumina, facilitando las propiedades beneficiosas de la misma.

En la tradición hindú es costumbre, sobre todo en las mujeres, marcarse la frente, sobre el entrecejo, con un círculo rojo, negro, o dorado, como un símbolo de virtuosismo, pureza y observancia religiosa, así como de culto a la divinidad Shakti, la energía primordial del Universo. Estos símbolos, que representan un tercer ojo, se conocen como bindi en el caso de las mujeres, y tilaka o tikka en el caso de los varones, y en muchos casos utilizan polvos de cúrcuma, sándalo, carbón o arcilla, para teñir de color las cenizas.

** Arroz con cúrcuma

Ingredientes
1 taza pequeña de arroz de grano largo tipo basmati (más aromático) por persona
1 zanahoria
1 tomates maduro
1 puerro (pueden agregarse otros vegetales y también frutos secos)
1 lata de pimientos
1 cubo de caldo de verduras
1 hoja de laurel 
1 cucharadita de Cúrcuma 
Agua
Sal
Aceite de oliva virgen extra

Preparación (2 personas)
Sofreir el arroz: Lo aconsejable es poner el caldo o el agua con sal a hervir. Una vez que el agua inicia su ebullición, vertir 1 medida de arroz por 2 de agua o, si se quiere meloso, 2 y media de agua. Revolver suavemente solo una vez para no romper el grano.

Si lo que nos interesa es no perder el toque tostado y sabroso del sofrito, se lo podemos dar al resto de ingredientes.

Una alternativa es primero calentar un chorrito de aceite de oliva virgen extra y sofrír el arroz un par de minutos removiendo continuamente. Luego añadir el agua.

Es el momento del cubo de caldo, una pizca de sal, la cúrcuma y el laurel.

El tiempo de cocción dependerá del tipo de arroz utilizado pero entre 17 y 20 minutos.

Mientras se cuece el arroz, lavar bien el puerro.

Poner aceite en una sartén honda y agregar el puerro despacito y con cuidado de que no se queme.

Picar fino la zanahoria y añadir a la sartén. Sofreir unos minutos pero es mejor un poco al dente para tener una textura crujiente.

Rallar el calabacín y el tomate y añadir a la sartén junto con los pimientos cortados en tiritas hasta que se haga todo bien.

Añadir el arroz que ya estará cocido, mezclar todo despacio y dejar unos minutos.