icon

Trump intenta jaque mate a Huawei y la opción china es hacerse fuerte en chips

Según las nuevas reglas emitidas por el Departamento de Comercio estadounidense, cualquier empresa que venda productos de Huawei fabricados en cualquier lugar con tecnología estadounidense requerirá una licencia. Las medidas son para evitar los esfuerzos de Huawei por evadir los controles de exportación de USA obteniendo partes electrónicas a través de terceros. “Habrá cierta confusión sobre cómo se aplicaría esto, pero la intención es bastante clara. Como mínimo, es probable que afecte a los proveedores estadounidenses que pudieron suministrar a Huawei desde ubicaciones fuera de USA”, dijo Paul Triolo del Grupo Eurasia. "El problema principal será cómo otros proveedores de semiconductores de Huawei que no sean estadounidenses acaten la norma", dijo Triolo. "Si suficientes empresas lo cumplen, la capacidad de Huawei para generar soluciones alternativas se verá seriamente socavada, poniendo en duda su existencia continua como una entidad comercial viable". El gran comodín, dijo Triolo, es cómo reaccionan los fabricantes chinos de semiconductores a la medida.

Durante meses, Washington ha presionado a sus socios para que corten los lazos comerciales con Huawei, alegando que permitir que la empresa china ayude a desarrollar sus redes 5G crearía graves riesgos de seguridad. Sin embargo, la narrativa ha recibido una fría respuesta de muchos estados europeos, y países como Alemania afirman que no hay evidencia que respalde las preocupaciones de Washington.

Washington DC ha agregado decenas de empresas a una lista que prohíbe a las empresas acceder a ciertas tecnologías estadounidenses, como parte de su batalla en curso contra Huawei. 

El secretario de Estado, Mike Pompeo, ha instado a los aliados de Estados Unidos a adoptar restricciones similares.

El secretario de Estado aplaudió la decisión del Departamento de Comercio de expandir las regulaciones diseñadas para restringir las exportaciones estadounidenses a Huawei, alegando que la compañía china ha "tratado continuamente de evadir" las reglas implementadas en mayo. 

Las nuevas restricciones evitarán que el gigante de las telecomunicaciones obtenga chips fabricados por terceros utilizando software o tecnología estadounidense.

El discurso Made in USA

Al describir a Huawei como "un brazo de vigilancia del Partido Comunista Chino (PCCh)", Pompeo dijo que las nuevas medidas tenían como objetivo proteger la seguridad nacional y la privacidad de los ciudadanos estadounidenses. Instó a los aliados de Estados Unidos a imponer restricciones similares a Huawei, alegando que eran necesarias para ayudar a garantizar la "estabilidad internacional".

Durante meses, Washington ha presionado a sus socios para que corten los lazos comerciales con Huawei, alegando que permitir que la empresa china ayude a desarrollar sus redes 5G crearía graves riesgos de seguridad. 

Sin embargo, la narrativa ha recibido una fría respuesta de muchos estados europeos, y países como Alemania afirman que no hay evidencia que respalde las preocupaciones de Washington. 

Días atrás, el primer ministro checo, Andrej Babis, expresó una vacilación similar para cortar todos los lazos con Huawei, y señaló que el tema debe discutirse dentro de la UE y que aún no se ha tomado una decisión final sobre las licitaciones 5G.

La clave es cómo reaccionarán las empresas chinas que fabrican semiconductores, y qué posibilidades puede tener el Gobierno chino de lanzar un programa eficiente de mejora de los chips que ya producen los locales.

La gran prohibición

A fines de junio, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), designó a Huawei y ZTE como amenazas a la seguridad y prohibió a las empresas estadounidenses usar un fondo del gobierno para comprar sus productos.

Además de limitar su acceso a chips que contienen tecnología estadounidense, USA ha impedido que Huawei adquiera chips diseñados en sus propios laboratorios y construidos con tecnología estadounidense.

Semiconductor Manufacturing International Corporation, Yangtze River Memory y Changxin Memory, por ejemplo, no es probable que cumplan la instrucción estadounidense.

Por ese motivo, el Departamento de Comercio agregó a su lista negra 38 filiales de Huawei, incluidas Huawei Cloud Computing Technology y Huawei Cloud Beijing, en 21 países, a los que no se lespuede exportar tecnología estadounidense sin una licencia.