icon

Trump intenta eliminar la casa de los osos polares

La Administración Trump aprobará un programa de arrendamiento de petróleo para el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, iniciando una subasta de arrendamientos petroleros "a finales de año", dijo el secretario del Interior, David Bernhardt, en una entrevista, según Timothy Puko, del The Wall Street Journal. Desde hace más de 30 años que las compañías petroleras intentar tomar el control del refugio natural.

Kristen Miller, directora de conservación del grupo, en el comunicado: "Desde que la Administración Trump asumió el cargo en 2017, se ha centrado en entregar algunas de las mayores extensiones de tierras silvestres que quedan en América del Norte a las industrias de extracción ... para convertir la Alaska salvaje en un parque industrial".

Los ambientalistas han expresado su preocupación, en reiteradas ocasiones, acerca del impacto que la perforación petrolera podría tener en el habitat de los osos polares y las manadas de caribúes que viven en el refugio remoto en el noreste de Alaska. 

El Congreso aprobó un mandato para arrendar parte del refugio en su reforma fiscal en 2017, cuando tanto la Cámara como el Senado estaban bajo control republicano. 

La mayoría de los líderes republicanos no creen ni en el calentamiento global ni en la necesidad de proteger el medio ambiente.

Todo esto sucede en medio del proceso electoral estadounidense.

Joe Biden, con una ventaja dominante en las encuestas antes de las elecciones presidenciales, promete una revisión radical del sistema energético estadounidense que pondrá el cambio climático en su centro.

Según el diario Financial Times, un asesor de la industria petrolera describe el enfoque de Biden como “Una ofensiva del Tet” contra la industria de los combustibles fósiles. En la guerra de Vietnam, el Vietcong y el ejército de Vietnam del Norte realizaron sus grandes ofensivas en ocasión del Tet (año nuevo vietnamita, en febrero).

El plan de Biden, que se presentará en la Convención del Partido Demócrata esta semana, destina US$ 2 billones durante los próximos 4 años para usar la reconversión climática como motor de la recuperación de la economía. 

El cambio climático anima a gran parte de los demócratas, especialmente a los partidarios más jóvenes.

ANWR

Bernhardt dijo que la perforación se puede realizar de una manera ambientalmente racional y que el Congreso ha establecido detalles que ayudarán al plan a resistir los desafíos de los ambientalistas.

“El Congreso nos dio una directiva muy clara aquí, y tenemos que llevar a cabo esa directiva de acuerdo con la directiva que dieron y de acuerdo con los estatutos procesales”, dijo Bernhardt. 

El refugio, onocido por su acrónimo ANWR, es casi del tamaño de Carolina del Sur, ubicado entre el Océano Ártico al norte y el Yukón de Canadá al este. El Congreso aprobó protecciones en 1980, y su extensa tundra, montañas y llanuras costeras todavía están casi desprovistas de personas y carreteras.

Sin embargo, los inversores cuestionan su valor como fuente de petróleo, especialmente en una era de precios del crudo más bajos y una demanda tibia. La industria está repleta de oferta en todo el mundo, lo que empuja a empresas de todos los tamaños a planificar recortes de gastos profundos.

No se entiende la decisión de la Administración Trump a menos que se trate con cumplir con un compromiso con aportantes de campaña.

Las reservas en ANWR son inciertas y la perforación parece impopular entre el público. Combinado con el enorme gasto de entrar en la naturaleza ártica por primera vez, todo podría ahuyentar a varias de las principales empresas que podrían permitirse tal desembolso de capital.

Goldman Sachs Group Inc. y Wells Fargo & Co. se encuentran entre varios bancos que no aportarían financiamiento para la perforación del Ártico en general, y ANWR en particular. 

La empresa BP, pionera del petróleo de Alaska, decidió ya vender todos sus activos en el estado incluso con una subasta y si no lo hizo aún fue porque la caída de los precios del petróleo impidió que los principales bancos se resistieran a financiar al comprador, Hilcorp Energy Co.

El Departamento del Interior dice que las plataformas de perforación, las plantas de procesamiento y los caminos necesarios para la perforación ocuparán solo el 0,01% de los 19 millones de acres (76.890 km2) del refugio.

Sin embargo, ¿y las tuberías sobre el suelo? Los ambientalistas sostienen que el área debería permanecer en un estado salvaje y han mantenido la esperanza de que se eviten las perforaciones si los demócratas ganan la Casa Blanca o logran la mayoría en el Senado.

Guerra total

"Esta es una guerra total en Alaska", dijo Kristen Miller, directora de conservación del grupo, en el comunicado. "Desde que la Administración Trump asumió el cargo en 2017, se ha centrado en entregar algunas de las mayores extensiones de tierras silvestres que quedan en América del Norte a las industrias de extracción ... para convertir la Alaska salvaje en un parque industrial".

El Congreso dio a Interior hasta diciembre de 2021 para vender arrendamientos petroleros. 

Bernhardt dijo que todas las leyes ambientales se siguieron escrupulosamente, pero también dijo que el departamento actuó rápidamente dado el apoyo del presidente Trump para impulsar la producción de energía en USA.

“El Presidente ha sido muy firme en la apertura de áreas adicionales de tierras federales, según corresponda, para el desarrollo de recursos”, dijo Bernhardt.

La perforación también ha sido durante mucho tiempo una prioridad para los líderes estatales, que buscan seguir impulsando una economía que depende de la producción de petróleo. Alaska se ha visto sacudida en los últimos años por la salida de varias compañías petroleras importantes. El auge del francking en Texas ha llevado a los perforadores a áreas de más fácil acceso y menos sensibles al medio ambiente.