icon

Final del hisopado, ahora sería con saliva y más barato

La autoridad reguladora de fármacos y alimentos estadounidense FDA (Food and Drug Administration) acaba de autorizar un testo de covid-19 con saliva, procedimiento más veloz y barato que el hisopado tradicional. Así podría aumentar muchísimo el testo en la población.

Anne Wyllie, microbióloga médica neozelandesa de Yale: Un desarrollo e investigación impecable en 5 meses.

El producto se llama SalivaDirect -usa saliva en lugar de hisopos para detectar el nuevo coronavirus en personas sospechosas de tener Covid-19.

El comisionado de la FDA (Food and Drug Administration), Stephen Hahn, calificó a SalivaDirect como "innovador", y el coordinador de pruebas de la Administración Trump, el almirante Brett Giroir, dijo que es "otro cambio de juego de innovación en pruebas que reducirá la demanda de recursos de prueba escasos".

El siguiente objetivo, según The Wall Street Journal, es demostrar que SalivaDirect puede detectar el virus en personas que no se sienten enfermas (asintomáticos), fundamental para prevenir la transmisión silenciosa y aplastar la propagación. 

Este trabajo se está haciendo con la ayuda de la NBA (los jugadores de basquetball profesional).

La FDA ha autorizado 5 pruebas de saliva para uso de emergencia, pero los materiales de SalivaDirect cuestan menos de US$ 5 por muestra y pueden producir hasta 90 resultados en menos de 3 horas en un laboratorio.

“Podría ser una herramienta muy útil para que las personas regresen al trabajo y a la escuela”, dijo Isaac Bogoch, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Toronto, que no participó en la investigación. “Ya no es necesario que le coloquen un hisopo gigante en la parte posterior de la nariz o en la garganta".

A diferencia de otras pruebas de saliva, SalivaDirect no requiere costosos reactivos químicos o dispositivos de recolección especiales. Las muestras cuestan entre US$ 1 y US$ 5 y se pueden enviar a cualquier laboratorio.

Anne Wyllie, una microbióloga médica neozelandea de Yale, estaba trabajando en otro estudio usando pruebas de saliva cuando se dio cuenta de que la saliva podría ser una herramienta de testeo en esta pandemia. 

Entonces entraron en acción investigadores de su equipo como la entomóloga de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale, especializada en mosquitos, garrapatas y los virus que estos insectos transmiten, Chantal Vogels.

El desarrollo fue prometedor pero con Nathan Grubaugh, otro epidemiólogo de la Escuela de Medicina de Yale, necesitaban estudios de validación para ser autorizados por los reguladores para ofrecer su producto de manera más amplia.

El objetivo era demostrar a la FDA que escupir es tan efectivo como frotar. 

¿Dónde encontrar una población a las que pudieran hacer pruebas con frecuencia para mostrar que sus resultados de saliva y hisopos coincidían estrechamente?

De pronto, los funcionarios de la NBA se comunicaron con el equipo de Wyllie en mayo después de leer parte de un trabajo en circulación. Robby Sikka, un anestesiólogo en su 1ra. temporada como vicepresidente de Rendimiento y Tecnología de los Minnesota Timberwolves, estaba intrigado y se convenció que la NBA podía aportar a la investigación.

Durante los últimos 2 meses, los jugadores de la NBA han dado 3 tipos diferentes de muestras: nariz, boca y saliva.

Los hisopos nasales y orofaríngeos se enviaron a las instalaciones de Quest Diagnostics y BioReference Laboratories. 

Las pruebas de saliva, emparejadas con hisopos de los mismos jugadores y miembros del personal del equipo, identificados por códigos de barras y números aleatorios, a Yale.

Los datos de las estrellas de la NBA les proporcionaron acceso a las tendencias de infección de una colección de personas jóvenes y sanas probadas regularmente. Pudieron comparar los resultados de la saliva con los hisopos de algunos de los 44 jugadores que dieron positivo en junio y julio. El trabajo es parte de un esfuerzo que llamaron Estudio de Vigilancia con Detección Mejorada y Salud (SWISH es el acrónimo en inglés).

La investigación de la Dra. Wyllie pasó de una idea ambiciosa a un estudio de validación y una autorización de uso de emergencia en 5 meses. 

El desarrollo de SalivaDirect fue mejorado por Covid-19 Sports and Society Working Group, una colaboración de expertos de universidades y sector privado, investigadores de Yale, Harvard University y Johns Hopkins University, y antiguos Centros de Medicare y Andy Slavitt, director de Servicios de Medicaid. 

El estudio continúa con el personal de la NBA aislado en Disney World, donde se montó una 'burbuja' para los jugadores, ya que el equipo de Yale intenta demostrar que la saliva se puede usar para detectar el virus en asintomáticos.

Tienen un inconveniente: no se han reportado casos positivos desde el interior de la burbuja.