icon

Buscando votos judíos, Trump convence a Tel Aviv que Dubai es más bonito

El acuerdo, que USA ayudó a negociar, significa que los Emiratos Árabes Unidos serán el 3er. estado árabe en tener vínculos diplomáticos plenos con Israel, después de Egipto y Jordania. Donald Trump cree que así se asegura el sufragio de la comunidad judía estadounidense. Una declaración conjunta de los Emiratos Árabes Unidos, Israel y USA sostuvo que "el avance impulsará la paz en la región de Oriente Medio". Como parte del acuerdo, Israel acordó suspender la anexión de partes de la Cisjordania ocupada.

Emiratos Árabes Unidos son 7 estados regidos cada uno por su emir, con poderes específicos. El gobierno central lo forma el consejo supremo, formado por los 7 emires. El presidente suele ser el emir de Abu Dabi (hoy Jalifa bin Zayed Al Nahaya, en foto), y el 1er. ministro, el emir de Dubái (hoy Mohamed bin Rashid Al Maktum).

Los palestinos están furiosos por el acuerdo entre USA, Israel y Emiratos Árabes Unidos (EAU). Ellos dicen que preferirían ir al choque con Tel Aviv, no importa el costo de vida que tuvieran pero que ahora están más lejos que antes de la utopía de un Estado libre. Ellos califican el acuerdo como "un asalto al pueblo palestino y un abandono de los derechos de los palestinos y los lugares sagrados".

EAU se compone de 7 emiratos: Abu Dabi, Ajmán, Dubái, Fuyaira, Ras al-Jaima, Sarja y Umm al-Qaywayn. Los más conocidos son Dubái y Abu Dabi.

Israel festeja porque Emiratos Árabes Unidos es una puerta de grandes negocios financieros, turístias, de ingeniería civil... Dubai es más bonito que Tel Aviv pero mucho más que Gaza o Cisjordania.

Se espera que la medida de los Emiratos Árabes Unidos aumente la presión sobre Arabia Saudita y otros en la región del Golfo para que sigan su ejemplo, pero tal cambio sería particularmente sensible para la monarquía saudí, que ha competido con Irán para ser vista como la defensora de la causa palestina.

Los palestinos pidieron a Emiratos Árabes Unidos que se retiren de “esta vergonzosa declaración”, porque supone un reconocimiento tácito de Jerusalén como capital de Israel, y pidió a los otros estados árabes no seguir el ejemplo de EAU.

El presidente palestino Mahmoud Abbas llamó a su embajador en los Emiratos Árabes Unidos.

El avance diplomático se produjo después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, accediera a suspender su campaña para anexar partes de la ocupada Cisjordania. Esa campaña había generado críticas de los estados árabes y Europa. 

Netanyahu dijo que el presidente Donald Trump le pidió que suspendiera temporalmente su promesa de anexar partes de Cisjordania, pero que seguía comprometido con ello en el futuro. "No está fuera de la mesa, no en lo que a mí respecta", dijo.

El acuerdo es una victoria para Netanyahu, quien anunció una "nueva era en las relaciones de Israel con el mundo árabe", y reiteró -para su frente interno de judíos ortodoxos- que de todos modos sigue comprometido con extender la soberanía israelí sobre los asentamientos de Cisjordania, aunque en coordinación con USA, aclaró.

Netanyahu había prometido anexar áreas del territorio palestino cuando hacía campaña electoral durante los últimos 12 meses.

En USA, Joe Biden celebró el acuerdo, porque en su base electoral también hay una porción de la comunidad judía estadounidense.

Biden calificó el acuerdo como "un paso histórico para salvar las profundas divisiones de Oriente Medio".

"La oferta de los Emiratos Árabes Unidos de reconocer públicamente al Estado de Israel es un acto de estadista bienvenido, valiente y muy necesario" que ayudará a garantizar que Israel siga siendo una parte integral de Oriente Medio, dijo el exvicepresidente en un comunicado, y agregó que El acuerdo se concretó tras los esfuerzos de múltiples administraciones.

Sin embargo, Biden marcó distacia con Netanyahu: "La anexión sería un duro golpe para la causa de la paz, por eso me opongo ahora y me opondría como Presidente".