icon

La trampa del token y otras ciberestafas populares en tiempos de pandemia

Desde la famosa "estafa del token" hasta el ofrecimiento de créditos falsos, forman parte de los fraudes más populares en plena cuarentena por la pandemia del coronavirus, a clientes bancarios. Veamos las modalidades y cómo evitar ser víctimas de los ciberestafadores.

Los usuarios deben estar muy atentos de no aportar ningún dato personal, ni bancario. Foto: NA

La ciberestafa parece estar a la orden del día, sobre todo en cuarentena, cuando se empezaron a usar más los canales digitales para hacer compras y  transacciones bancarias.

Según Comscore, empresa especializada en medición de audiencias digitales, el uso del homebanking en el último año creció 93%. 

Y bueno, al mismo tiempo, crecían las estafas.

Ya el Banco Central y las demás entidades han advertido sobre estos peligros, pero ¿cuáles son las modalidades más conocidas?

Modalidad 1: Ofrecer premios, solicitar a la víctima información sobre sus datos personales y pedirle que se acerque al cajero del banco más cercano. 

Allí, mediante alguna historia consiguen que el dueño de la tarjeta active la clave token y de esa manera acceden a la cuenta y realizan una transferencia bancaria hacia otra cuenta, y a otra y a otra, de esa manera es imposible que el estafado recupere el dinero, se informa en el medio Info Tecnology.

La víctima pierde su plata y el banco no se responsabiliza porque la operación fue realizada por el propio cliente.

Modalidad 2: Los ciberdelicuentes también usan datos bancarios del cliente para solicitar un préstamo sin su consentimiento. Luego a través del fraude, se le hacía creer al usuario que el depósito era una equivocación y que había que devolver ese dinero. 

El depósito del presunto préstamo finalmente se transfería a la cuenta del delincuente.

Modalidad 3: Julio López, especialista en informática, contó al medio TN una nueva modalidad. Le sucedió a una  usuaria que hizo algunas transferencias bancarias, a CBUs cuyos destinatarios ya estaban creados. 

Tras hacer las transferencias, recibió una llamada telefónica supuestamente “del banco” para verificar su procedencia y legitimidad. Aquí ya hay que empezar a sospechar.

Cuando la usuaria confirmó las transferencias,  el operador se identificó y también lo hizo con la ejecutiva de cuentas, y le informó a la clienta que la llamada tomaría otro par de minutos. Le informó entonces que recibiría 3 mensajes de texto y que debía darle los códigos antes de concluir la llamada.

La clienta reveló los códigos al operador y resultó víctima de la ciberestafa, y es una incógnita cómo los delincuentes tenían conocimiento de las transferencias, ni cómo obtuvieron el número de teléfono de la clienta.

"Muchos caminos apuntan a los call center que se mudaron a las casas de los operadores y ya no hay cámaras que monitoreen si el operador toma nota de algún dato, que después es externalizado con fines delictivos.”, dijo López.

¿Cómo cuidar el homebanking y evitar las estafas?

.Estas son las recomendaciones del BCRA:

-No des tus datos personales (usuarios, claves, contraseñas, pin, Clave de la Seguridad Social, Clave Token, DNI original o fotocopia, foto, ni ningún tipo de dato), por teléfono, correo electrónico, red social, WhatsApp o mensaje de texto. Tu banco tampoco te va a pedir esa información.

-No ingreses datos personales o bancarios en sitios por medio de links que te llegan por correo electrónico, podrían ser fraudulentos. Mantente siempre actualizado tus datos de contacto en los bancos en los cuales eres cliente.

-No aceptes beneficios en los que te pidan a cambio hacer una transferencia de dinero.

-No aceptes asistencia -presencial o telefónica- de terceras personas para operar en cajeros automáticos. Recuerda que está prohibido hablar por teléfono celular en entidades bancarias y en los lugares asignados a dichos cajeros automáticos.

-Ante la menor duda, contacta a tu banco a través de sus canales oficiales.