icon

A Goldman Sachs le fue bien con iPhone y ahora quiere General Motors

El negocio del consumo está cambiando a partir de todo lo que es comercio online. La idea de que la consola de un automóvil sea un portal de internet atrae tanto a Goldman Sachs, que la promueve, como a General Motors, que ya lo inicio. Y ahí hay un negocio posible.

La consola de un General Motors: el ejemplo permite entender de qué trata el negocio.

Goldman Sachs busca adquirir el negocio de tarjetas de crédito de General Motors Co.

Su objetivo es duplicar la banca de consumo y apostar por un futuro en el que, desde el asiento del conductor, las personas paguen el combustible, la comida para llevar y los alimentos del supermercado.

Goldman Sachs cree en el negocio de tarjetas de crédito de GM pese a que tiene US$ 3.000 millones en saldos pendientes, según WSJ.

Capital One Financial Corp. es el actual emisor de tarjetas de GM. Capital One ha emitido la tarjeta GM desde 2012 y todavía le queda 1 año en el contrato.

No sólo a Goldman Sachs le interesa. También a Barclays.

Goldman lanzó su tarjeta de crédito pionera en 2019, asociándose con Apple Inc. y posicionándola como una alternativa segura y habilitada por tecnología a un producto obsoleto plagado de fraudes. 

La tarjeta Apple se emite digitalmente en los iPhones de los usuarios en minutos y usa datos de ubicación para categorizar y rastrear los gastos.

Goldman Sachs acordó no lanzar otra tarjeta de marca compartida durante 1 año más, según personas familiarizadas con el asunto, pero ahora revisó su propio objetivo. 

Ese espacio de emisión de tarjetas lo dominan Synchrony Financial y Citigroup Inc., cuyo exjefe de asociaciones de tarjetas, Scott Young, fue contratado en 2017 por Goldman para buscar acuerdos similares.

Tanto Goldman como Barclays le explicaron a GM que su idea es el automóvil como un portal electrónico. 

GM fue la automotriz pionera que permitió a los conductores pedir comida, pagar combustible y reservar estadías en hoteles desde las pantallas táctiles del tablero del vehículo.

Y firmó acuerdos con Dunkin 'Brands Group Inc. y Shell.

Es parte de un esfuerzo más amplio para conectar dispositivos cotidianos a la web para fomentar las compras de los consumidores y recopilar datos. Esta tecnología ha tardado en afianzarse (no todo el mundo necesita una heladera/refrigerador que diga cuándo se está agotando la leche), pero aprovecha una tendencia más amplia de que el gasto del consumidor se vuelve más fluido y digital. 

El impulso es respaldado por redes de tarjetas como Visa Inc. y Mastercard Inc., ansiosas por expandir las compras más allá de los mostradores de pago y los sitios web de las tiendas.

Desde el lanzamiento de su división de consumidores, Marcus, hace 4 años, Goldman Sachs ha acumulado US$ 7.000 millones en préstamos y apunta a US$ 20.000 millones para 2025. 

Los titulares de la Apple Card tenían US$ 2.300 millones en saldos pendientes al 30/06.

Goldman está intentando asociaciones, con la esperanza de convertir a los usuarios de iPhone, conductores de GM, compradores de Amazon y miembros de AARP, en clientes de Marcus.