icon

Los 'grandotes' intimaron a Trump para una tregua con China

La guerra contra China recibió un imprevisto reclamo en la Casa Blanca: Procter & Gamble Co., Intel Corp., MetLife Inc., Goldman Sachs Group Inc., Morgan Stanley, United Parcel Service Inc., Merck & Co. Inc. y Cargill Inc., Apple Inc., Ford Motor Co., Walmart Inc. y Walt Disney Co. Todas estas empresas, y otras, le exigieron a Trump no restringir las operaciones de WeChat (aplicación de Tencent Holdings Ltd.) en USA.

WeChat es una aplicación multipropósito china desarrollada por Tencent que ofrece servicios de mensajería y llamada gratis, redes sociales, un sistema de pago online, entre otros servicios, desarrollada por Tencent.

Procter & Gamble Co., Intel Corp., MetLife Inc., Goldman Sachs Group Inc., Morgan Stanley , United Parcel Service Inc., Merck & Co. Inc. y Cargill Inc., Apple Inc., Ford Motor Co., Walmart Inc. y Walt Disney Co. participaron en una llamada telefónica a la Casa Blanca expresando su oposición a una orden ejecutiva de Donald Trump contra la app china WeChat, según WSJ.

"Para aquellos que no viven en China, no comprenden cuán vastas son las implicaciones si las empresas estadounidenses no pueden usarlo", dijo Craig Allen, presidente del Consejo Empresarial Estados Unidos-China. “Estarían en grave desventaja para todos los competidores”, agregó.

Si la Casa Blanca quiere aceptarlo o no es otro tema pero resulta una poderosa señal de que la guerra contra China tiene enemigos muy poderosos en USA.

Y los 'peso pesados' no acompañan a Trump en su embestida preelectoral.

WeChat es utilizada por más de 1.200 millones de personas en el mundo y es omnipresente en China, donde los consumidores, las empresas y el gobierno la utilizan para pagos móviles, mensajería, comercio electrónico, comunicaciones oficiales y otras funciones. 

Cualquier persona que haga negocios en China, incluidas las empresas estadounidenses, encuentran en WeChat (el WhatsApp chino) un centro de marketing para conectarse con los consumidores.

La orden ejecutiva de Trump prohibió "cualquier transacción que esté relacionada con WeChat" por parte de los estadounidenses, pero no definió qué es lo que está prohibido, dejando que lo resuelva el Departamento de Comercio.

Un portavoz de la Casa Blanca difundió un comunicado diciendo que la administración "está comprometida a proteger al pueblo estadounidense de todas las amenazas cibernéticas a la infraestructura crítica, la salud y la seguridad públicas, y nuestra seguridad económica y nacional".

Al anunciar la acción contra Tencent, la Administración Trump dijo que WeChat captura "vastas franjas de información de sus usuarios", exponiendo la información personal de estadounidenses y ciudadanos chinos que viven en USA al conocimiento del Partido Comunista Chino.

La administración Trump anunció una acción similar contra la aplicación TikTok, de ByteDance Ltd., ahora en negociaciones para vender sus operaciones en USA.

Tencent y ByteDance han dicho que protegen la privacidad de sus usuarios. 

El director financiero de Tencent, John Lo, dijo que la compañía cree que la orden de Trump se aplica solo a la versión internacional de WeChat y no a su mercado nacional chino.

A las empresas estadounidenses les preocupa que la acción de la Administración Trump pueda impedirles aceptar pagos o publicitar en WeChat, y esto es quedar fuera del mercado chino.

Para Apple, por ejemplo, podría ser devastador: sus ventas globales caerían 30%.

La NBA (National Basketball Association), por ejemplo, tiene un acuerdo con Tencent para transmitir sus juegos en China. El portavoz de la NBA, Mike Bass, dijo que la liga está "esperando más claridad sobre la orden ejecutiva".

Se espera que el viceprimer ministro chino Liu He, principal negociador comercial del presidente Xi Jinping con Washington DC, exija precisiones a la Administración Trump acerca de qué sucede con WeChat y TikTok. Hay una reunión prevista con el equipo del representante comercial de USA, Robert Lighthizer.

Hasta ahora, Beijing se abstuvo de tomar represalias contra las sanciones de USA, más allá de reaccionar con enojo.

La moderación refleja la presencia de empresas estadounidenses comparables en China.

Pero Beijing bloqueó en 2009 a Facebook Inc.

Google, de Alphabet Inc., está afuera desde 2010.

Los analistas dicen que Beijing podría prohibir que las empresas chinas coloquen anuncios en Facebook o Google, aunque dañaría la capacidad de estas empresas para expandirse en el extranjero.

Las grandes corporaciones estadounidenses han apoyado el cabildeo de Beijing en Washington DC, y los fabricantes de chips estadounidenses llevaron a la Administración a revertir o retrasar las sanciones contra Huawei Technologies Co. Sin embargo, Trump tiene su propia agenda con China.

Scott Kennedy, experto en negocios de China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales: “Nadie quiere que se vea que defiende el sistema de vigilancia o censura de China o la falta de reciprocidad. Así que es muy difícil para las empresas salir y decir que USA está equivocado y que China tiene razón”.

Según una encuesta del Consejo Empresarial China-Estados Unidos, el 86% de las más de 100 empresas que lo integran, informan que las tensiones bilaterales han causado pérdidas de ventas o han afectado de alguna otra manera sus negocios en China. 

Según la encuesta, realizada en mayo y junio, el 83% de los miembros del Consejo consideraron a China como la principal o entre las 5 prioridades para su estrategia global.

Casi el 70% de los encuestados expresó optimismo sobre las perspectivas comerciales a 5 años en China, y el 87% dijo que no tiene planes de llevarse la producción en China fuera del país.

"El comercio y la inversión entre USA y China respaldan alrededor de 2,6 millones de empleos estadounidenses", dijo el Consejo.