icon

A la hora del desayuno: lo que debe y no debe incluir

Aunque sea un desafío para muchos debido a las exigencias de la rutina, es la comida más importante del día y evitarla representa grandes riesgos. 

Tal como la palabra lo indica, desayunar significa romper con el ayuno nocturno y debe ocupar entre el 20 y el 25% del aporte calórico diario. 


Su importancia viene dada por múltiples razones. Una de las más preocupantes es que al saltear esta comida aumentan los riesgos de sufrir enfermedades como la obesidad, diabetes y problemas cardíacos.

En Argentina la harina, el café y el azúcar son los grandes dueños del desayuno. De esta forma esta comida termina constituida por cereales y mermeladas azucaradas, dulce de leche, galletitas, y panificados ricos en grasas no saludables. 

Pero en realidad un buen buen plato por la mañana debe estar compuesto por 1/3 de carbohidratos, 1/3 aceites esenciales y 1/3 de proteínas.

Algunas ideas que pueden colaborar para lograr tener desayunos completos:
  • Consumir las frutas enteras para aprovechar la fibra de la cáscara.
  • Incluir nutrientes de digestión lenta que ayudarán a llegar al almuerzo.
  • Cuanto menos refinada la harina del panificado, mejor.
  • Si se consume algún producto industrializado, una buena guía puede ser el optar por aquellos que tienen menos de cinco ingredientes en la lista del paquete.
  • Evitar los cereales azucarados.
  • Evitar las galletitas que aparentan ser saludables en sus etiquetas pero contienen altas proporciones de sodio y azúcar.
  • Si no se consigue tener apetito a la mañana puede ser por exceso de comida o por platos muy pesados en la cena de día anterior, que a su vez perjudicará la calidad del sueño y el humor al despertar.