icon

No es bueno reutilizar botellas de plástico, ¿por qué?

Además de las razones ecológicas para no comprarlas hay un motivo más importante relacionado a la salud. 

Cada botella tiene su tiempo de vida útil y es necesario adecuarse a ella. Las marcas las fabrican de acuerdo a lo que venden dentro, es decir que una botella de agua de medio litro no es apta para ser empleada decenas de veces más.

En primer lugar porque el plástico contiene sustancias como el aditivo BPA o el Bisfenol A que liberan toxinas. Aunque las proporciones son mínimas y no representan un peligro para el cuerpo humano, se recomienda evitarlos. 

Lo mismo sucede al exponer los envases al sol ya que también los polímeros del plástico son sensibles a las altas temperaturas y reaccionan liberando sustancias. 

Por otro lado, el problema más grave que implica reutilizar una botella plástica es la reproducción de microorganismos. En las hendiduras del pico o en el interior, la humedad genera las mejores condiciones para que se multipliquen y sobrevivan a pesar de los lavados. Allí pueden cultivarse bacterias de toda clase provenientes del ambiente o de la propia boca y manos. 

Ante esto se recomienda identificar la marca que suele estar en la base y sólo darle otro uso a las que posean la señal PET 1, que significa que no desprende plásticos a medida que se utiliza.

La alternativa es el uso de envases de vidrio, de acero inoxidable o directamente de un vaso.