icon

Cuando no había paparazzis: ¿Quién es el hombre que hizo un negocio de la idea de inmortalizar Hollywood?

David Elkouby es el nombre que responde a esta pregunta y según una entrevista en profundidad de The Hollywood Reporter fue el primer hombre en hacer un negocio de la cultura pop fuera de los grandes estudios de televisión, teniendo en cuenta que cientos de fanáticos eran capaces de pagar por un letrero de Jurassic Park o los trajes de Satar Trek. Ni hablar de fotografías exclusivas o autógrafos de actores.

Actualmente los grandes estudios de cine y televisión hacen un negocio de los artículos de la industria, es así que existen visitas guiadas a los estudios Universal o Warner Brothers en Los Angeles donde se exhiben guiones, trajes y fotografías del detrás de escena de series y películas icónicas como Friends o Volver al Futuro. O muchas de los accesorios originales se venden en subastas a precios inalcanzables que generan alrededor de US$ 200 millones por año.

Aunque existió un momento donde los estudios tenían todos los elementos guardados sin explotarlos y donde los paparazzis no existían, pero donde los fanáticos estaban desesperados por estar un paso más cerca de la pantalla. Este fue el negocio de David Elkouby quien en principio fue investigado por estar detrás de una cadena de robos en los sets de filmación. Todo comenzó cuando desapareció desintegrador criogénico iluminado que utilizó Arnold Schwarzenegger en Batman & Robin de 1996.

"En ese entonces, podías correr por cualquier parte y todos los guardias de seguridad me conocían", explicó Elkouby a The Hollywood Reporter dejando en claro que su primer iniciativa empresarial en el mundo del entretenimiento fue recolectar autógrafos e imágenes exclusivas a la salida de los estudios de televisón para después venderlos a fanáticos y revistas de renombre como People Magazine.

Tanto que llegó a fotografiar la boda de Madonna con Sean Penn en Malibú en 1985: cuando todavía no había paparazzis. Aunque luego avanzó a una tienda de venta minorista donde las personas ingresaban a íconos de la cultura pop por dinero. "¿El busto de Shakespeare que condujo al palo de murciélago en la serie de televisión original de Batman? Lo compré por $ 800. Recientemente se vendió por alrededor de $ 200,000", aseguró.

Aunque todo se desvaneció cuando la policía llegó a su casa con una orden de registro. Mientras Elkouby solamente aseguraba que compraba y vendía cosas a la gente. "Creo que minimizó, lo racionalizó, que en realidad no estaba cometiendo un crimen", explicó Fabian Ospina, el detective del Departamento Policial de Los Angeles que condujo la investigación. Aunque claro, quienes vendían los artículos eran los mismos trabajadores de los estudios.

Ahora, recapitulemos: ¿es correcto o no el accionar de Elkouby? Por un lado vendió propiedad privada qque pertenecía a los grandes estudios. Sin embargo el asegura que hizo lo posible para inmortalizar a Hollywood.