icon

El peligro de creer que dar la teta es sólo un mandato patriarcal

A propósito de las declaraciones de Florencia Kirchner en su Instagram dónde opinó que "la alimentación del/a recién nacidx no puede estar estrictamente ligada al cuerpo de una mujer porque eso lo vuelve tiránico".

La semana pasada diferentes organizaciones aprovecharon la Semana de la Lactancia Materna para educar, generar consciencia e informar sobre la alimentación ideal para un bebé. 


Sin embargo, Florencia Kirchner contó su experiencia con fuertes puntos controversiales y contrarios a las recomendaciones médicas. 

"En junio de 2016 acepté una entrevista de @agucarman en la que dije que no había dado la teta porque no quería, me generaba pánico. También, hice mención a todo lo que se oculta de la lactancia: depresión, estrés, mastitis, querer dar la teta pero no tener leche suficiente o, directamente, no tenerla llegando a la total caída en la frustración por no poder cumplir con el mandato y en algunos casos, el deseo. Expresé-aunque no recuerdo si con estas palabras-que la alimentación del/a recién nacidx no puede estar estrictamente ligada al cuerpo de una mujer porque eso lo vuelve tiránico".

La Academia Americana de Pediatría (AAP), la Asociación Médica Estadounidense (AMA), la Asociación Dietética Americana (ADA) y la Organización Mundial de la salud (OMS) afirman que dar la teta es la mejor opción porque ayuda al niño a defenderse de las infecciones, a prevenir alergias y a proteger contra el asma, la diabetes, obesidad y muerte súbita.

Además ayuda a la mujer a reducir el riesgo de cáncer de mama, la hipertensión arterial, diabetes y enfermedades cardiovasculares, y se está investigando si también disminuye las posibilidades de tener cáncer de útero y de ovario.

Mientras tanto, las opiniones de agrupaciones feministas son variadas tal como el mismo espíritu que las fundó

Pero en el medio, entre un discurso y el otro, está la salud del bebé que con los años se convertirá en un adulto con necesidades fisiológicas concretas. Necesidades que no pueden satisfacerse completamente con una leche sintética porque "la leche es una sustancia viva fabricada por cada madre para cada bebé en particular, un proceso que no se puede reproducir ni duplicar en una fábrica" (KidsHealth).

Cierto es que las presiones por instalar un ideal único de maternidad están siendo felizmente desbaratadas. Y también es cierto que hay madres con condiciones médicas que le impiden dar de amamantar. Por eso actualmente se habla de "las maternidades" y del derecho de alimentar a los hijos en lugares públicos. 

Lejos de generar repudio, los dichos de la hija de CFK no deben hacer más que alarmar a los profesionales competentes a echar luz con evidencia y rigurosidad sobre el tema.