icon

De los chimpancés de Oxford al ChAdOx1 nCoV-19

La Universidad de Oxford trabajó en un fármarco que genera anticuerpos y células T para combatir al coronavirus. La vacuna fue creada a partir de un virus genéticamente modificado que causa resfriado común en chimpancés. Este fue modificado genéticamente para que no cause infecciones en los humanos para hacerlo más semejante al coronavirus. La vacuna será fabricada también en la Argentina.

Los trillizos de la jefa del laboratorio de Oxford, Sarah Gilbert, de 21 años y estudiantes de bioquímica, decidieron participar en el ensayo. Fue una forma de confirmar lo que estaba diciendo Gilbert, que la vacuna tiene 80% de probabilidad de ser efectiva.

Al finalizar abril, AstraZeneca y la Universidad de Oxford acordaron el desarrollo y la distribución global de la potencial vacuna basada en un adenovirus recombinante para prevenir la infección Covid-19 provocada por el coronavirus SARS-CoV-2.

La colaboración tiene como objetivo poner a disposición de los pacientes la potencial vacuna conocida como ChAdOx1 nCoV-19, desarrollada por el Instituto Jenner y el Grupo de Vacunas de Oxford, de la Universidad de Oxford. Sobre la base de este acuerdo, AstraZeneca sería responsable del desarrollo de la vacuna, así como de su fabricación y distribución a nivel mundial, dijo Pascal Soriot, director general ejecutivo (CEO) de AstraZeneca.

El vicepresidente ejecutivo de I+D en Biológicos de AstraZeneca, Mene Pangalos, recordó que "la Universidad de Oxford y AstraZeneca mantienen relaciones desde hace mucho tiempo para el avance de la investigación básica".

El 20/07, 24 horas antes que el presidente argentino Alberto Fernánez recibiera a un ejecutivo de AstraZéneca, un artículo publicado en la revista médica The Lancet informó que la vacuna desarrollada por el equipo de investigadores de la Universidad de Oxford, liderado por la doctora Sarah Gilbert, había inducido respuesta inmunitaria —generando anticuerpos y células T para combatir al virus— y había demostrado ser segura para las personas.

Así, el trabajo entre Oxford y el laboratorio AstraZeneca concluía la Fase II y podía pasar a la Fase III, que usualmente incorpora más participantes y en la que se hacen pruebas aleatorias y de doble ciego, y se las compara contra un placebo.

La Universidad de Oxford trabajó en un fármarco que genera anticuerpos y células T para combatir al coronavirus.

La vacuna fue creada a partir de un virus genéticamente modificado que causa resfriado común en chimpancés.

Este fue modificado genéticamente para que no cause infecciones en los humanos para hacerlo más semejante al coronavirus.

El estudio mostró que el 90% de las personas desarrollaron anticuerpos neutralizantes después de una dosis.

No se registraron reacciones peligrosas a la vacuna, aunque el 70% desarrolló fiebre o dolor de cabeza, síntomas que según los investigadores pueden tratarse con paracetamol.

Los trillizos de Sarah Gilbert, de 21 años y estudiantes de bioquímica, decidieron participar en el ensayo.

Fue una forma de confirmar lo que estaba diciendo Gilbert, que la vacuna tiene 80% de probabilidad de ser efectiva.

Fase III

Pasar a las pruebas con humanos no es una decisión sencilla. 

Los ensayos clínicos son onerosos y en muchos casos no se llega a la etapa comercial. 

Por ese motivo se introdujo la "Fase 0", pequeños ensayos con humanos en los que, usando dosis del fármaco o la vacuna a niveles subclínicos, los investigadores tratan de obtener una perspectiva más realista.

Luego arrancaría la 'Fase I', ensayos que buscan evaluar el perfil de seguridad del medicamento: involucran a pequeños grupos de personas (entre 20 y 100 pacientes) y tratan de descartar efectos adversos derivados del consumo del fármaco.  Por este motivo se realizan análisis constantes (incluso genéticos) para encontrar complicaciones. 

Hasta un 70% de los medicamentos supera esta etapa y se inicia la Fase II: se sigue examinando el perfil de seguridad pero el objetivo es evaluar la eficacia.

En el caso de las vacunas, su capacidad para generar anticuerpos y cuantas dosis serán necesarias. 

En general tiene 2 etapas:

** Fase II 1ra. etapaI 1ra. etapa, para demostrar la eficacia clínica del producto, y 
** Fase II 2da. etapa, para determinar la dosis idónea. 

El estándar dice que 33% de los medicamentos que llegan a Fase II llegan a Fase III.

En esta etapa, hay que conocer el efecto real del fármaco en un contexto real. 

Es el momento en que se prueba en un grupo grande de la población. Miles de personas inoculadas al azar con las vacunas ante la evaluación de los investigadores.

Apenas 3 de cada 10 fármacos consiguen superar esta fase. No basta que un medicamento sea eficaz. Decenas de vacunas y tratamientos contra el Ébola han sido descartados pese a que parecían eficaces y seguros. 

Algunos de ellos han terminado usándose para el desarrollo contra el coronavirus.

Hay una Fase IV, que es la farmacovigilancia. Nuevos estudios sobre posibles problemas o riesgos en el uso de una u otra especialidad médica. 

En esta Fase IV, por ejemplo, una vez que ya estaba en el mercado, se descubrieron los efectos de la talidomina y se la prohibió a nivel global.

Hoy día hay una tendencia a saltar de la Fase II a la Fase IV, o hacerla muy breve esa Fase III, por la necesidad de encontrar respuesta farmacológica al covid-19. 

AstraZeneca

AstraZeneca es una empresa farmacéutica global con sede en Londres, Reino Unido. Es la quinta empresa farmacéutica del mundo medido por ingresos y tiene operaciones en más de 100 países.3​4​ La empresa desarrolla, manufactura y vende fármacos para tratamientos de enfermedades gastrointestinales, cardiovasculares, neurológicas, psiquiátricas, infecciosas, inflamatorias, respiratorias y oncológicas.2​

Principalmente cotiza en la bolsa de Londres y es miembro constituyendo del índice FTSE 100. También tiene una cotización secundaria en la bolsa de Nueva York en el mercado de valores OMX.

Astra AB fue fundada en 1913 por 400 médicos y farmacéuticos en Södertälje, Suecia.

En 1913, Hans von Euler, quien dirigió sus estudios hacia las enzimas,vitaminas y la genética, fundó Astra, junto con Adolf Rising y Knut Sjöberg. En 1929 recibió el premio Nobel de Química. 

En 1993 la británica Imperial Chemical Industries (ICI) separó su negocio farmacéutico en 2 áreas de negocio (química agrícola y especialidades) y así nació Zeneca Group plc.

Alfred Nobel, luego creador de los premios Nobel, fue el fundador de Nobel Industries, empresa de explosivos que en 1926 se unió a British Dyestuffs, United Alkali y Brunner, Mond and Co. para fundar ICI.

En 1994, Astra formó una sociedad conjunta con Merck.

En 1999 Astra AB y Zeneca Group plc se fusionaron para formar AstraZeneca plc,​ operada por Lira y Asociados Int.