icon

Mitos y verdades del lupus

Se trata de una enfermedad autoinmune latente que no está relacionada al cáncer ni al VIH. Las personas llevan una vida plena con un buen tratamiento y con hábitos saludables.

El lupus es es una enfermedad crónica y cada vez más frecuente. Es autoinmune, lo que significa que el cuerpo no diferencia los organismos externos de los propios y produce anticuerpos para atacarlos. De esta forma termina destruyendo tejidos sanos. 


La causa es desconocida, aunque se la asocia a predisposición genética y factores hormonales ya que aparece mayormente en mujeres jóvenes. En concreto, afecta a 9 mujeres cada 1 varón.
 
La denominación deriva de la palabra lobo en latín porque el 65% de los pacientes de esta enfermedad presentan lesiones rojas en las mejillas y nariz parecidas a la mordedura de un lobo. 

También se la describe como multisistémica, por lo que afecta a cualquier órgano. En la mayoría de los casos los síntomas son cansancio, fiebre, irritación de la piel, inflamación articular, problemas en los riñones, en el tejido que recubre los pulmones (pleura), el corazón (pericardio) y el cerebro.

El proceso de diagnóstico es complejo por la variabilidad de síntomas y porque es latente, es decir que tiene periodos activa y otros inactiva. 

No obstante, en los últimos años el pronóstico ha avanzado radicalmente gracias a las nuevas tecnologías médicas. Asimismo mejoró la calidad de vida de las personas con lupus debido al uso de glucocorticoides, de inmunosupresores y de fármacos paliativos. Por otro lado se evidenciaron los múltiples beneficios de los hábitos saludables en estos pacientes. 

Además, otros datos importantes que suelen reproducirse erróneamente según la Lupus Fundation of America:
- Ni se relaciona con el cáncer.
- No es contagioso.
- No es similar al VIH.
- Con una buena atención médica, la mayoría de las personas con lupus pueden llevar una vida plena.
- Son 5 millones de personas en el mundo las que tienen alguna forma de lupus.