icon

El Sol no sale para todos, y BP lo sabe

El sistema bancario, al menos el estadounidense, se encuentra 'apalancado' en el barril de crudo. El dato es clave para entender mucho de lo que sucede hoy día acerca del precio de la energía, los obstáculos a las energías limpias, el negacionismo por el cambio climático y la incertidumbre por el futuro.

BP recortará su producción de petróleo y gas en 40% durante la próxima década para intentar resurgir en 2060 en una economía descarbonizada.

El 20/04, cuando el tema era el nuevo coronavirus, el barril de petróleo se cotizó en negativo. 

El de West Texas Intermediate, de referencia para el mercado estadounidense, cerró a  -US$ 37,63.

El Brent, de referencia en Europa, se desplomó hasta US$ 19,33 el barril. 

En aquel momento, la industria petrolera estaba extrayendo unos 20 millones de barriles al día, pero el mundo había demanda suficiente y los depósitos de reservas se llenaron demasiado rápido.

Además, justo vencían los contratos y había gente que pagaba un 'fee' a cambio que no les entregaran el crudo.

Los grandes países productores de petróleo recortaron la producción casi 10 millones de barriles diarios a partir de mayo.

Las 5 grandes compañías petroleras del mundo descubrieron que el valor de sus activos se depreciaron en US$ 50.000 millones.

La saudí Aramco, la "compañía más rentable del mundo", registró una erosión de sus beneficios caían en 73,4%.

La británica BP fue golpeada en US$ 17.500 millones y entonces ratificó su planificación para  convertirse en una compañía "0 emisiones" antes de 2050. 

Una vez cuando BP se llamó Anglo-Persian Oil Company: fue en Irán, donde descubrió el petróleo y emprendió la construcción en Abadán de un complejo petrolífero y de una refinería impactante en los años 1920.

Luego fue British Petroleum, una compañía de energía, dedicada principalmente al petróleo y al gas natural con sede en Londres, Reino Unido. Wikipedia mencionó que es la 8va., según la revista estadounidense Forbes;​ y la 3ra. empresa privada más importante dedicada al petróleo y gas después de ExxonMobil y Royal Dutch Shell. 

BP ya acumula una deuda de US$ 41.000 millones y el valor de sus acciones se ha reducido a la mitad: la transición hacia el verde al menos es una ilusión para presentar a accionistas y acreedores, al exigirles una inversión de decenas de miles de millones de dólares durante la próxima década y aceptar rendimientos inferiores a los tradicionales del petróleo.

Las principales compañías petroleras suelen tener activos a largo plazo, incluso cuando los precios del crudo se desploman, con el fin de comenzar a poner en línea una producción más marginal cuando las condiciones del mercado mejoren.

De acuerdo con la información de Reuters, incluso si los precios del crudo se recuperan a entre US$ 65 y US$ 70 el barril, es poco probable que BP vuelva a poner esos activos en sus planes de exploración y en su lugar utilizaría las mejores condiciones del mercado como una oportunidad para venderlos.

BP recortará su producción de petróleo y gas en 40% durante la próxima década para intentar resurgir en una economía descarbonizada. 

Ahora bien, la nueva estrategia de desinversión de BP, significa que no habrá vuelta atrás para la compañía energética británica una vez que se deshaga de sus llamados 'activos varados' de petróleo y gas.

La nueva estrategia también arroja más luz sobre el plan del director ejecutivo Bernard Looney de reducir la producción de petróleo y gas de BP en un 40%, o al menos 1 millón de barriles por día, para 2030 mientras se expande a energía renovable.

Los activistas del medioambiente, inversores, bancos y algunos gobiernos aumentan la presión sobre la industria petrolera para que tome medidas efectivas respecto a las emisiones para contribuir a reducir el calentamiento global, las empresas petroleras europeas están cambiando de táctica y comprometiéndose a invertir más en fuentes de energía renovables.

Los pares estadounidenses están bajo menor presión del gobierno y no han contraído compromisos similares en materia de energías renovables.

"Al examinar las perspectivas de BP para los próximos años y, como vemos, la producción disminuye un 40%, está claro que ya no necesitamos exploración para financiar un nuevo crecimiento", dijo Looney esta semana. "No entraremos en nuevos países para explorar".

Quizás haya alternativas muy interesantes como algunas operaciones de absorción de otras compañías. Para comenzar su plan 2050, BP comprometió generar 50 gigavatios de energías renovables antes de 2030. 

No es tan sencillo: deberá incrementar 20 veces su actual capacidad generadora 'limpia'. 

La italiana ENI había anunciado, días antes, un compromiso similar pero volumen más reducido la semana previa. 

Repsol, Shell y Equinor también están en esa línea, aunque más moderados.

Para comenzar, BP comprometió generar 50 gigavatios de energías renovables antes de 2030. 

No es tan sencillo: deberá incrementar 20 veces su actual capacidad generadora 'limpia'. 

La italiana ENI había anunciado, días antes, un compromiso similar pero volumen más reducido la semana previa. 

Repsol, Shell y Equinor también están en esa línea, aunque más moderados.

La danesa Orsted, uno de los mayores desarrolladores de energía eólica marina del mundo, ha aumentado 135% su valor en el mismo periodo en que BP se desplomó. 

La española Iberdrola ha incrementado un 78% el valor de sus acciones en los 2 años.