icon

Ni Samsung ni Motorola ni iPhone, Huawei/Google (Nexus)

El diario Página/12, de la Ciudad de Buenos Aires, titula una nota el domingo 09/08/2020: "Macri, el espionaje ilegal y los 100 celulares encriptados". Ninguna primicia, habría que advertirle a Irina Hauser, quien firma la nota. En una nota del 20/02/2018 ya está contada gran parte de la información, titulada "¿Qué smartphone usa Mauricio Macri?", y una volanta que informa: "Nexus 6P". Es interesante para reivindicar a Huawei, marca tan vapuleada por el impresentable futuro ex Presidente estadounidense, Donald Trump.

Nexus 6P, Google by Huawei.

Si el relato es correcto, y no hay por qué dudar de ello, en el Juzgado de Lomas de Zamora, en Gran Buenos Aires Sur, hay gente muy desinformada.

La crónica comienza así: "Anochecía el 17 de julio último cuando un exjefe de Contrainteligencia de la AFI, Martín Coste, se zambullía, luego de horas, en el tramo final de su declaración indagatoria. En el juzgado de Lomas de Zamora los presentes respiraban, sin saberlo, microgotas de coronavirus que hacían el aire aún más denso. Todos se despabilaron cuando el espía contó que el exdirector del organismo, Gustavo Arribas, y Mauricio Macri, se comunicaban por teléfonos celulares que habían sido encriptados por la propia Agencia Federal de Inteligencia (AFI). (...)",

Podría afirmarse que el tal Martín Coste, no aportó ninguna información clasificada. Más bien se burló, probablemente, de quienes lo escuchaban, y de quienes luego repitieron / escribieron.

En febrero de 2018, sin necesidad de expedientes judiciales ni investigación profunda, en Canal-ar se leyó: "Ni un iPhone X, ni un Galaxy Note 8: en el bolsillo presidencial está Google. El presidente Mauricio Macri usa un smartphone del 2015 para comunicarse de manera "segura" con su equipo. Se trata del Nexus 6P, el teléfono de alta gama creado por Google y fabricado por Huawei hace tres años, y que se destaca por tener Android "puro". (...)".

El Nexus 6P es un gran teléfono inteligente, de gama alta, desarrollado por Huawei en colaboración con Google. Fue la 7ma. y última versión de la familia de teléfonos inteligentes Nexus, con pantalla de 5,2 pulgadas (13,2 centímetros) de pantalla.

El modelo que usaba tanto Macri como su gabinete tenía un software de máxima seguridad desarrollado por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que bloqueaba algunos de los servicios del teléfono y encriptaba toda la información, incluyendo chats y llamadas, según informó el diario La Nación, también en 2018, y agregó que esa red presidencial encriptada funcionaba para toda la serie de teléfonos modificados, pero no llegaba a cubrir las llamadas externas a otro smartphone que no tuviera esa protección.

¿Cómo era el Nexus 6P?

Nexus 6P fue realizado en una sola pieza de aluminio, cámaras de 12,3MP -que graba en 4K tal como el iPhone de 2018- y 8 MP frontal, todo en 178 gramos. Por dentro, un procesador Snapdragon 810 y 3GB de memoria RAM.

El estándar de su sistema operativo era un Android 6.0 Marshmellow (en diciembre de 2017 ocurrió la actualización a Android 8.1 Oreo), lector de huellas dactilares en el dorso que permite desbloquear el teléfono y pagar en las tiendas con Android Pay.

El procesador, de 64 bits y 8 núcleos, Qualcomm Snapdragon 810, 2.0 GHz y GPU Adreno 430, con 3 GB de RAM LPDDR4, almacenamiento interno de 32 GB, 64 GB, o 128 GB, sin ranura de tarjetas microSD. 

La cámara trasera, de 12.3 megapixeles f/2.0 con auto enfoque asistido por láser y flash de doble tono, protegida al igual que la pantalla por Corning Gorilla Glass 4, capaz de grabar vídeos 4K@30 FPS por su parte. La cámara frontal , 8 megapixeles f/2.4, capaz de grabar video en Full HD 1080p@30 FPS.

La batería promete hasta 2 días de uso, y cuenta con un conector USB Tipo C. Su fuerte, como suele pasar con los smartphones de Google, está en el precio. 

Fue reemplazado por el Google Pixel.

Martín Coste mmmmm...

El diario La Nación, en febrero 2018: "Esta es la línea segura de comunicación de Mauricio Macri: un celular Nexus 6P de 2015".

El diario, tan cercano a Macri, agregó: "En el caso del equipo utilizado por Macri y sus ministros la diferencia está en el software de seguridad desarrollado e implementado por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Esta modalidad restringe algunos de los servicios disponibles en el msartphone para reforzar la seguridad, y encripta toda la comunicación que realizan los usuarios que utilizan este sistema."

Sin embargo, agosto 2020, Hauser escribe como parte del testimonio del mencionado Coste, que él "había explicado que sabía que Macri y Arribas tenían esos celulares para comunicarse entre ellos en forma secreta; que también tenía el suyo la número dos del organismo y funcionarios como el exjefe de gabinete, Marcos Peña. En la AFI está la lista de los adjudicatarios de celulares encriptados: fueron más de 100. Habían sido distribuidos entre funcionarios jerárquicos. Hasta Laura Alonso tuvo su Nexus blindado. (...)".

Quizás lo único interesante en la crónica de Página/12 es la mención de Daniel Angelici, expresidente de Boca Juniors y enlace de Macri con los juzgados federales de Comodoro Py (a propósito, en la jerga judicial se afirma que 'la pyme volvió a funcionar' y que Angelici está volviendo 'a circular': ¿...?). Es correcto preguntarse: "¿Por qué la AFI le daba y le pagaba un teléfono, según las evidencias encontradas en el organismo, si no tenía ninguna función, por lo menos formal, en el gobierno?".

Encriptado

Ya que tanto interesa el tema de los teléfonos encriptados, podría informarse al Juzgado de Lomas de Zamora que ya en marzo 2019 se obtenía un Google Pixel, modificado por la empresa de ciberseguridad Confidentia, de Mónaco, en 1.450 euros la unidad.

Confidentia explicaba que había sustituido el Android 9 Pie por Confidentia OS, un fork propietario definido como un “sistema operativo Android endurecido” para la "prevención de fugas de datos, monitorización del nivel de seguridad del terminal y cifrado del disco duro. La conexión a Internet se lleva a cabo mediante una VPN encriptada permanente, mientras que las llamadas y mensajes están cifradas de extremo a extremo." Incluía un “modo pánico”, recurso “de máxima utilidad para situaciones de máximo riesgo”.

Y advertía que las llamadas cifradas y completamente seguras "son solo posibles entre dos dispositivos Confidentia". Por eso lo de la red.

En el mercado de teléfonos encriptados por entonces también se ofrecía el Armadillo Phone, y el dato es accesible en Google.

Puede leerse: "Armadillo Phone es una empresa con sede en Vancouver fundada por Kelaghn Noy. A diferencia de Confidentia, no venden software, sino que venden un dispositivo que, efectivamente, se llama Armadillo Phone. Su principal punto destacable es que algunos de sus componentes son retirables, lo que en teoría debería garantizar una mayor seguridad. En concreto, los componentes que se pueden retirar son el micrófono, el lector de huellas y la cámara. Después de todo, sin micrófono no hay audio que capturar.

El modelo que venden es un Nexus 5X modificado por la propia empresa que, además, desmontan para comprobar que no ha habido interferencias ajenas durante el proceso de producción. El sistema operativo es un fork de Android personalizado in-house al que se le he añadido una arquitectura zero-trust. Eso significa que todas las comunicaciones se cifran de extremo a extremo, por lo que ni ellos mismos pueden ver el contenido del mensaje. Como dato interesante, el cliente puede elegir entre usar la red de la empresa o que le creen una personalizada.

Todos los datos están cifrados usando una conexión TLS 1.2 con certificado de 4.096 bits y varios niveles de encriptación redundante, de forma que la interceptación se hace más complicada. Son 6 capas en total que van desde el cifrado del almacenamiento interno usando AES-256-XTA y SCRYPT a una tarjeta SIM (previo pago de la misma) con datos cifrados, una VPN cifrada, encriptación OMEMO y, como último recurso, la eliminación remota del dispositivo y un 'software anti análisis forense silencioso que borra el contenido del móvil si se detecta un intento de acceso'.

Por otro lado, el usuario puede configurar 3 contraseñas que harán una u otra cosa según la que se introduzca. La contraseña secreta da acceso al contenido normal teléfono, la contraseña señuelo abre un espacio secundario en el que no aparece el contenido que realmente se guarda y la contraseña de borrado elimina los datos por completo.

El dispositivo se ve comprometido, el usuario puede introducir una contraseña especial para que se borre todo el contenido. (...)".

4 conclusiones

** Es muy interesante que las empresas de encriptado elijan para adaptar los modelos Android, lo que habla muy bien de los de los famosos BlackBerry. En cuanto a los iPhone, KryptAll es una compañía estadounidense, de Beverly Hills, California, que añade capas de seguridad y cifrado a iPhone, modificados por ellos: K-iPhone, casi US$ 5.000 el equipo, US$ 600 de abono anual y las llamadas se pagan aparte.

** Es muy interesante que apunten a los modelos mencionados porque corrobora que Huawei y Google siempre trabajaron muy cercanos, ¿de qué base de datos transferida a China habla Donald Trump? Toda una fantasía del estadounidense porque le permitía reencontrarse con su base de raza blanca, conspiranoica y chauvinista.

** También es muy interesante que elijan los Nexus y Pixel, porque demuestra que son modelos sencillos y dúctiles.

** El Juzgado de Lomas de Zamora ni siquiera googlea los testimonios que recibe.