icon

UK gira US$ 465 millones a las empresas de Irlanda el Norte para ayudar al Brexit

El gobierno británico gastará hasta 355 millones de libras (US$ 465 millones) para ayudar a las empresas en Irlanda del Norte a lidiar con la burocracia causada por el Brexit, dijeron hoy 7/8 los funcionarios.

Los partidarios del Brexit, incluido el primer ministro británico, Boris Johnson, dicen que abandonar la Unión Europea será una bendición para las empresas del Reino Unido. Muchos economistas son escépticos de esa afirmación, y Brexit presenta desafíos especiales para Irlanda del Norte, que comparte una frontera con Irlanda, miembro de la UE.

En esta foto de archivo fechada el jueves 30 de enero de 2020, una mujer sostiene juntas las banderas de la Unión Británica y la Unión Europea durante un evento en Bruselas, Bélgica.

Gran Bretaña abandonó el bloque de 27 naciones el 31 de enero, pero sigue sujeto a las normas de la UE hasta finales de 2020, cuando expira el período de transición posterior al Brexit. Las dos partes están tratando de negociar un nuevo acuerdo comercial antes de la fecha límite, pero permanecen muy separadas en cuestiones clave, incluidas las normas de competencia y los derechos de pesca.

Un acuerdo de retirada entre las dos partes requiere que la frontera casi invisible entre Irlanda e Irlanda del Norte permanezca libre de puestos aduaneros y otras barreras. Eso significa que habrá nuevos controles sobre los bienes que se mueven entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

El gobierno británico dice que estos serán mínimos, y está estableciendo un Servicio de Apoyo al Comerciante para ayudar a las empresas de Irlanda del Norte a manejar las declaraciones de aduanas y otros trámites relacionados con la importación de bienes. El gobierno dice que comprometerá hasta 200 millones de libras por el servicio durante cinco años, y también gastará hasta 155 millones de libras en nuevas tecnologías.

Los anuncios de hoy también incluyen 300 millones de libras para proyectos de paz y reconciliación en Irlanda del Norte.

Muchos en Irlanda del Norte temen que el Brexit pueda socavar el proceso de paz que puso fin a tres décadas de violencia, al endurecer la frontera con la República de Irlanda.