icon

La burocracia mata, y la contaminación también: MV Rhosus, desastre en Beirut

La carga de nitrato de amonio que explotó en Beirut (Líbano) había sido confiscada del buque MV Rhosus, confirmó el Consejo Supremo de Defensa del Líbano. Aquel transporte marítimo ingresó al puerto de Beirut en septiembre de 2013 a causa de dificultades financieras y se le prohibió continuar su viaje. Eran 2.750 toneladas métricas de nitrato de amonio rumbo a Mozambique, pero se detuvo en Beirut debido a dificultades financieras. Los problemas de la empresa naviera habían creado disturbios con la tripulación rusa y ucraniana. Una vez que amarró en el muelle de Beirut, el barco nunca más salió del puerto, según el Director de Aduanas del Líbano, Badri Daher, a pesar de sus reiteradas advertencias de que la carga era el equivalente a "una bomba flotante".

El croquis de CNN demuestra cómo la explosión afectó inclusive al palacio presidencial del Líbano y el aeropuerto de Beirut, que se encuentran en el extremo opuesto de la ciudad.

Según el portal de seguimiento de MarineTraffic, MV Rhosus se construyó en 1986 y en 2012 fue comprada por Teto Shipping, una empresa registrada en las Islas Marshall, propiedad de un empresario ruso que residía en Chipre, Igor Grechushkin. 

La compañía era nueva y MV Rhosus parece haber sido su único buque, que navegó bajo la bandera de Moldavia, y su tripulación estaba compuesta por ucranianos y rusos. 

En los foros de 2012 abundaron los relatos de condiciones laborales espantosas en el buque, instalaciones en un estado pésimo, salarios extremadamente bajos y demora increíble en los pagos, advertencias para otros marineros no cometieran el mismo error de aceptar un contrato de Teto Shipping.

"Aquellos que trabajaron -en el Rhosus- deberían recibir títulos de 'Héroe'" , escribió un marinero, en un mensaje que exhibió el canal de noticias de Telegram Baza. 

"El barco no tiene cámara de refrigeración" -para almacenar alimentos- e incluso la cabina del capitán no tenía comodidades sanitarias, afirma el mensaje.

Semyon Nikolenko, contratado como ingeniero eléctrico por MV Rhosus, le reveló al multimedios RT que Igor Grechushkin es un hombre "astuto" que no cumple sus promesas, el barco tenía muchos problemas técnicos, pero Grechushkin solo pagaba reparaciones cuando las autoridades portuarias registraban las deficiencias del barco pero Teto Shipping a menudo buscaba resolver cualquier problema con las autoridades portuarias a través de sobornos.

En 2013, Rhosus recogió 2.750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto georgiano de Batumi para transportar hasta Mozambique, pero nunca llegó a su destino porque, luego de una inspección realizada por el Control del Estado del Puerto, un brazo de la Organización Marítima Internacional (OMI), se le prohibió abandonar el puerto de Beirut.

Sin salarios ni comida

El barco, de bandera moldava, se detuvo en Grecia para repostar. Fue entonces cuando el propietario del barco les dijo a los marineros rusos y ucranianos que se había quedado sin dinero y que tendrían que recoger carga adicional para cubrir los costos de viaje, lo que los llevó a un desvío a Beirut.

La tripulación ya se había reducido al mínimo, por el "peligro" de la carga a bordo, dice Nikolenko. Una evaluación legal de 2015 por el bufete de abogados libanés Baroudi & Associates sugiere que el barco fue abandonado tanto por el propietario del barco, que rápidamente declaró en bancarrota a su empresa, como por los propietarios de la carga.

Abundaron las quejas presentadas por la tripulación, según la Unión de Marinos de Rusia (afiliada a la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), que representaba a los marineros rusos.

El capitán del barco, Boris Prokoshev, y otros 4 miembros de la tripulación fueron detenidos en Beirut 11 meses antes de que se les permitiera abandonar el país. El capitán presentó una queja contra el propietario del barco en 2014 porque los marineros se habían quedado sin salarios ni comida.

Los marineros habían estado en el barco durante 11 meses con pocos suministros, según Prokoshev. 

"Eventualmente tuvimos que vender el combustible y usar el dinero para contratar a un abogado porque no había ayuda, el propietario ni siquiera nos proporcionó comida o agua", dijo Prokoshev a Echo Moscú.

"Según nuestra información, la tripulación rusa fue repatriada más tarde a su tierra natal ... los salarios no fueron pagados", dijo el sindicato a CNN.

Según Prokoshev, el buque fue arrestado por los libaneses por no pagar la tarifa portuaria. 

"Sin embargo, de nada sirvió arrestar a esta nave. Deberían haberse deshecho de él lo antes posible”, dijo Prokoshev a sibreal.org, y agregó que podría haberse eliminado de forma segura la carga peligrosa. 

"Si nadie reclama la carga, entonces no le pertenece a nadie", dijo Prokoshev.

Los reclamos

"Debido al peligro extremo que representan estos artículos almacenados en condiciones climáticas inadecuadas, reiteramos nuestra solicitud a las Autoridades Portuarias de reexportar las mercancías de inmediato para mantener la seguridad del puerto y de quienes trabajan en él", escribió Chafic Merhi, Director de Aduanas del Líbano en 2016, a un juez involucrado en el caso.

Según Prokoshev, qlas autoridades portuarias de Beirut no permitieron descargar ni transferir el nitrato de amonio.

En 2014, Mikhail Voytenko, quien dirige una publicación en línea que rastrea la actividad marítima, describió el barco como una "bomba flotante".

Sin embargo, según los correos electrónicos intercambiados por Prokoshev y un abogado con sede en Beirut, Charbel Dagher, que representaba a la tripulación en el Líbano, el nitrato de amonio se descargó en el puerto de Beirut en noviembre de 2014 y se almacenó en un hangar durante 6s años, a pesar de las reiteradas advertencias del Director de Aduanas del Líbano acerca del "peligro extremo" que representaba la carga.

El activista libanés de derechos humanos, Wadih Al-Asmar, entregó a CNN documentos acerca del reclamo aduanero a los tribunales de Beirut para ayudar a deshacerse de los productos peligrosos.

"En nuestros memorandos 19320/2014 de fecha 5/12/2014 y 6/6/2015 [...] solicitamos que Su Señoría ordenara a las Autoridades Portuarias responsables reexportar Nitrato de Amonio que fue sacado del barco Rhosus y colocado en Hangar aduanero número 12 en el puerto de Beirut", escribió Daher en 2017.

Inclusive él ofreció vender la carga peligrosa al Ejército libanés, pero fue en vano.

El final

Daher confirmó que su oficina envió "un total de 6 cartas a las autoridades legales" pero que las autoridades nunca respondieron a ninguna de sus cartas.

"La Autoridad Portuaria no debería haber permitido que el barco descargue los productos químicos en el puerto", dijo él. 

El Director General de Beirut Port, Hassan Kraytem, dijo al canal de televisión local OTV: "Almacenamos el material en el almacén número 12 en el puerto de Beirut de acuerdo con una orden judicial. Sabíamos que eran materiales peligrosos, pero no en esa medida". 

"La Aduana y la Seguridad del Estado enviaron cartas [a las autoridades] pidiendo eliminar o reexportar los materiales explosivos hace seis años, y hemos estado esperando desde entonces que se resuelva este problema, pero fue en vano", dijo Kraytem.

Hubo un servicio de mantenimiento que se realizó en la puerta del almacén horas antes de la explosión, agregó. 

"La Seguridad del Estado nos pidió que arreglemos una puerta del almacén y lo hicimos al mediodía, pero lo que ocurrió en la tarde no tengo idea", dijo.

Quizás la comparación más cercana a la explosión de Beirut, en términos de escala, es una explosión en la ciudad de Texas en 1947, que fue causada por 2.300 toneladas estadounidenses (aproximadamente 2.087 toneladas métricas) de nitrato de amonio. 

El incendio resultante causó una explosión e incendios adicionales que dañaron más de 1.000 edificios y mataron a casi 400 personas, según el sitio web de la Asociación Histórica de Texas.

Los desastres anteriores relacionados con el químico han llevado a mejores regulaciones para su almacenamiento seguro, dijo a CNN el Profesor Asociado Stewart Walker, de la escuela de Química Forense, Ambiental y Analítica de la Universidad de Flinders en Adelaida, Australia; tales reglas significan que tiende a mantenerse alejado de los centros de población.