10 + leídas del dia


icon

Algunos desinfectantes no matan el coronavirus, ¿cómo asegurarse?

El alcohol y la lavandina no son efectivos en proporciones erroneas. La clave es leer los envases y prepararlos con la cantidad de agua indicada. 

El exceso o la falta de algunos productos puede no afectar la propagación del COVID-19.

Aunque no sea el principal medio de contagio, el virus permanece en los objetos por varias horas. 

Por eso, en primer lugar es importante leer las etiquetas de los productos, sobre todo la preparación y el tiempo que debe estar en contacto con la superficie a limpiar. Así lo recomienda la conocida página de divulgación Bromatología en casa

El alcohol, por ejemplo, es una sustancia problemática ya que suele creerse que a mayor cantidad, mayor efectividad. 

Pero por el contrario, el porcentaje indicado es 70% debido a que el agua colabora a su mejor permeabilidad. La preparación puede rociarse sobre bolsas, mesas, recipientes, botellas. Pero nunca sobre la piel. 

La FDA descubrió tras realizar una encuesta, que casi el 40% de los estadounidenses empleó limpiadores de forma riesgosa, como rociar alimentos con lavandina pura, el cuerpo con desodorantes para el hogar o beber soluciones con cloro. En respuesta, elaboró una lista de sustancias recomendadas. 

Acerca de la lavandina, debe leerse atentamente la información del envase porque cada una tiene una concentración diferente.

Y respecto al alcohol en gel, la concentración adecuada es de 60%. En menor medida posiblemente no active su capacidad de desinfección. 

No obstante, las prácticas de higiene se sugieren como refuerzos a las conductas preventivas principales, tales como el distanciamiento social y el uso de tapabocas o barbijos.