icon

Hora que alguien dijera que Juan Guaidó y Elliot Abrams son 2 fracasos

Christopher Scott Murphy es senador estadounidense (Partido Demócrata-Connecticut) y reconoció en público lo que todos deslizaban como un murmullo: que la política de USA hacia Venezuela “ha sido un desastre absoluto”. Una obviedad que no se entiende cómo no lo comprendieron los venezolanos simpatizantes de Juan Guaidó ni los estadounidenses simpatizantes de Donald Trump.

Senador Chris Murphy: Se lo dijo en la cara a Elliott Abrams, que volvió a aclarar que trabajan en medidas de bloqueo tal como si eso hubiese dado resultado en algún lugar del planeta.

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense realizó una audiencia sobre la política de la Administración de Donald Trump hacia Venezuela, y para ello citaron el enviado especial estadounidense para Venezuela, Elliot Abrams.

Quienes conocen la historia de Abrams ya sabían que si de él dependía, irremediablemente fracasaría. Lo mejor que pudo sucederle a Nicolás Maduro fue Abrams a cargo.

Lo suyo no funcionó ni en El Salvador ni en Honduras ni en Guatemala ni en Nicaragua, ¿por qué funcionaría en Venezuela?

Durante la reunión de la Comisión, el senador Mitt Romney (Republicano-Massachusetts), y varios legisladores demócratas, cuestionaron la actuación de Abrams. Una lástima que no estuviera presente Mike Pompeo, otro responsable del fracaso, junto al ya jubilado John Bolton.

Entre las críticas destacaron las del senador demócrata Chris Murphy, quien las difundió por Twitter. resumidas en: "en el último año y medio ha sido un desastre absoluto" (la política de USA hacia Venezuela).

Murphy recordó que "a principios de 2019, (…) la jugada ganadora estaba justo frente a nosotros: reunir a toda América Latina detrás de una transición o nuevas elecciones libres".

Sin embargo, según Murphy, Trump no reunió a toda América Latina detrás de la transición ni se tomó el tiempo necesario para neutralizar a los supuestos "patrocinadores de Maduro", en referencia a Rusia, Cuba y China.

China en un rol de gran acreedor, Rusia como proveedor militar y Cuba como garante de la red de inteligencia doméstica, resultan decisivos para resolver cualquier modificación de escenarios en Venezuela, pero comenzando por los propios opositores venezolanos, no lo han comprendido.

"Entonces, Trump y sus halcones de América Latina picaron. Reconoció a (Juan) Guaidó como el líder, pensando que impulsaría a los venezolanos (y líderes militares amigos de Nicolás Maduro) hacia Guaidó. De hecho, sucedió lo contrario", manifestó el congresista.

Murphy siguió recordando la decisión de la Casa Blanca "al poner a Elliot Abrams a cargo de Venezuela, y al actuar en gran medida en solitario, Trump ayudó a Maduro a reunir a los militares y gran parte del país contra Estados Unidos y arrojó a Guaidó como un peón estadounidense".

"Entonces, se volvió realmente vergonzoso. En abril de 2019, intentamos organizar una especie de golpe, pero se convirtió en una debacle. Todos los que nos dijeron que irían con Guaidó se pusieron fríos y el plan fracasó pública y espectacularmente, haciendo que USA se viera tonto y débil", agregó.

"Desde entonces, ha sido una comedia de errores. Por ejemplo, John Bolton (exasesor de Seguridad Nacional) hundió las prometedoras conversaciones de transición dirigidas por Noruega en agosto de 2019 diciendo que "¡Se acabó el tiempo de las negociaciones!". Luego, en marzo (2020), Pompeo dio a conocer un plan de transición que era una copia al carbón del que matamos", expresó también Murphy.

"Guaidó está boicoteando las próximas elecciones legislativas, ¿Entonces, qué? ¿Sigue reconociendo a Guaidó como el líder de la nación, incluso si no controla a los militares, el gobierno o incluso ni ocupa un cargo?", le preguntó Murphy a Abrams.

"Es un desastre total. Después de un año y medio, Maduro es más fuerte, la influencia estadounidense es más débil y no hay un camino viable para restaurar la democracia en Venezuela. Un estudio de caso en mala práctica de relaciones internacionales".

"Hay que dejar claro que nuestra política hacia Venezuela en el último año y medio ha sido un desastre absoluto y si no somos honestos sobre eso no podemos corregir nada", concluyó Murphy.

“Obviamente esperamos que él (Maduro) no sobreviva el año y estamos trabajando duro para que eso suceda”, afirmó Abrams.

Abrams dijo que “el pueblo venezolano debe reaccionar” contra las elecciones legislativas en Venezuela del 6 de diciembre y consideró que la comunidad internacional, incluidos los 59 países que reconocen como presidente interino al líder opositor Juan Guaidó, también deben “rechazar esos comicios como un completo fraude”.

El 96/12, Venezuela celebrará elecciones para renovar la  Asamblea Nacional (AN, Parlamento) y a las que el grueso de la oposición venezolana no se presentará por considerarlas un fraude, lo que deja vía libre para que el chavismo retome el control de este órgano, que desde 2015 está en manos de los opositores.

“Necesitamos más sanciones, sanciones personales, de las del tipo que Canadá, la UE y los países del Tratado de Río han hecho. Necesitamos restricciones de viaje. En este caso, cuantas más sanciones mejor porque ponen más presión sobre el régimen”, reclamó Abrams.