icon

Suero equino: la promesa argentina contra el coronavirus

Los anticuerpos se obtienen tras la aplicación de una proteína inocua en los caballos. El estudio clínico entró en la Fase 2/3 y actualmente es probado en 242 pacientes voluntarios que tienen COVID-19 moderado. Se estima que el tratamiento estará disponible en dos meses, cuando finalice esta etapa.

El suero equino fue capaz de neutralizar con muchísima potencia la COVID-19. 

Se trata de la aplicación de una proteína recombitante del SARS-CoV-2 en caballos para que generen anticuerpos, en un procedimiento inocuo para los animales.

De hecho, hace años se utilizan compuestos similares para atacar otros virus.

El suero fue probado en el Instituto Malbrán y se comprobó que estos anticuerpos bloquean el ingreso del virus a las células.

Es decir que directamente frena el desarrollo de la enfermedad.

Por el momento, el ensayo clínico se encuentra en la Fase 2/3 aplicado en 242 voluntarios en el Sanatorio Güemes de CABA.

Los pacientes tienen COVID-19 pero en forma moderada, ya que no necesitan internación en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

La institución que logró el avance es Inmunova que, previo a la pandemia, ya estaba ideando un suero similar para el tratamiento del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH).

La semana pasada, la ANMAT aprobó la aplicación clínica y se estima que esta etapa durará dos meses.

El suero equino se puede comparar al tratamiento con plasma de convalecientes porque ambos consisten en darle a un organismo los anticuerpos que necesita.

La ventaja es que los caballos nunca se enferman, que la producción puede ser mayor y es mucho más efectivo porque no todos los pacientes tienen grados altos de anticuerpos.

Cuando el testeo termine, la idea es aplicar el suero a través de dos dosis endovenosas en hospitalizados con coronavirus moderado a severo y con diagnóstico de neumonía.