icon

China advierte a USA sobre las repercusiones posibles si se encapricha con TikTok

El Ministerio de Exteriores de China advirtió a Estados Unidos que su ultimátum a la red social TikTok puede abrir un abanico de sorpresas.

El presidente de USA, Donald Trump anunció en la víspera que el mercado estadounidense quedará cerrado para la aplicación de vídeos china TikTok, a menos que la compre antes del 15 de septiembre alguna empresa segura estadounidense.


TikTok es en este momento el campo de batalla entre USA y China.

"Siguiendo la lógica equivocada de USA, cualquier país podría tomar medidas similares con respecto a cualquier empresa estadounidense. Más le vale a USA no abrir la caja de Pandora, si no quiere cosechar frutos amargos", dijo a los periodistas el portavoz de la Cancillería china, Wang Wenbin.

El diplomático instó a Washington a que deje de politizar los asuntos económicos y asegure un entorno transparente, libre y exento de discriminación para las empresas y las inversiones.

El 3 de agosto, la corporación Microsoft anunció que planea concluir las negociaciones con ByteDance, la empresa matriz de TikTok, sobre la posible compra del servicio de intercambio de vídeos a más tardar el 15 de septiembre. Microsoft dijo que TikTok estará sujeto a una revisión de seguridad completa y que todos los datos privados de sus usuarios estadounidenses se transferirán al país norteamericano para garantizar la transparencia y la supervisión del Gobierno.

Trump, que había amenazado con prohibir las operaciones de TikTok en USA por una presunta amenaza a la seguridad nacional, expresó su aprobación a este plan, agregando que una empresa debería ser dueña de TikTok completamente en lugar de solo un porcentaje. El presidente también dijo que una parte sustancial de la venta potencial debe ir al Departamento del Tesoro de USA.

La red social TikTok fue lanzada en 2018 por la empresa ByteDance con sede en Pekín. Según informó en abril pasado la plataforma de análisis y monitoreo de aplicaciones Sensor Tower, TikTok superó los 2.000 millones de descargas en todo el mundo, incluidas 315 millones en el primer trimestre de 2020.